martes, 22 de febrero de 2011

El Cazador y el Ciervo

Era un día normal.
En un bosque, un cazador perseguía a un ciervo.
Acorralándolo, iba  a dispararle cuando el ciervo, mirándolo a los ojos, comenzó a reír.
- ¿Porqué ríes? - preguntó el cazador.
- Porque cuando me dispares y muera, renaceré como hombre en la próxima vida.
Cuando se disponía, de nuevo, a disparar, vio al ciervo llorando.
- ¿Por qué lloras ahora?
- Lloro por ti.
- ¿Por mí? - preguntó el cazador sorprendido.
- Sí - dijo el ciervo - porque cuando mueras, te reencarnarás en un ciervo.