lunes, 21 de febrero de 2011

Un momento de Reflexión

    Hoy día, se puede escuchar a menudo comentarios tales como "que se vuelvan a sus países...", "se están adueñando de todo...", "no se integran en la sociedad...", "vienen aquí para delinquir y robar..." y podría seguir. Si te has dado por aludido, entonces quizás deberías pararte a leer con detenimiento el resto de este post. 
     ¿Qué ocurre si partimos de la idea que el Holocausto nazi, o solución final, llegó como resultado del pensamiento compartido de un colectivo bastante amplio que se creía superior genética y mentalmente a judíos, gitanos, etc.? ¿Y qué ocurre si extrapolamos esa situación al aquí y al ahora de la sociedad en la que vivimos? Creo que empezamos a atar cabos.
     Cuando se habla del Holocausto nazí, todos nos llevamos las manos a la cabeza, horrorizados. Nos tomamos la licencia de mirarlos con cierta superioridad, creyéndonos mejores, denigrándolos y pensando que eso nunca volverá a ocurrir. En mi opinión, son seres "humanos" llenos de odio y desprecio hacia todo aquel no ario, la raza superior según sus ideales. Por otro lado, son seres despreciables, que no dudaron en torturar, gasear, matar a miles, cientos de miles personas inocentes. Por no ser rubios. Por no tener los ojos azules. Por no optar al prototipo de lo que ellos consideraban la "raza perfecta".
     Todo esto surge a raíz de una conferencia a la que asistí ayer en la VII Semana del Misterio. Y, hablando de las cámaras de gas, el conferenciante hizo una reflexión que me gustó mucho. Si seguimos sintiendo este odio, este desprecio, marcando las diferencias negativas que nos alejan, entonces es que el Holocausto no sirvió para nada y nada aprendimos de tan horrible período en la Historia de la Humanidad.
     El truco está en ser justos y mirar a los demás como seres humanos, como nosotros, que erran por ser humanos, no por ser blanco, negro, amarillo o rojo. Asignar cada error de manera individual y no globalizar a toda la raza dentro de cada extranjero.
Quizás sea el momento de mirar hacia atrás en la Historia y pararnos a meditar durante, al menos, un ratito porque por el camino que vamos, imaginarse otro holocausto o limpieza racial no parece tan alejado.


2 comentarios:

joakin dijo...

lo peor de todo, es que no parece tan dificil que vuelva a suceder algo así, y eso hiela la sangre, pero eso se debe a la falta de cultura y de conocimiento que muesta la gente joven hoy dia, muchos no saben nada sobre la segunda guerra mundial y mucho menos sobre los nazis y sus ideales y de como y por qué hicieron lo que hicieron. Si la gente no se molesta un poco en averiguar cómo hemos llegado hasta aquí, es dificil que no vuelva a repetirse algo como el holocausto y eso me entristece mucho.

Fantastico post y fantastica reflexión cris :).

besitos

Kristyna dijo...

Muchas gracias! Me alegro que te haya gustado :)

Como decía mi profesor de Historia en el colegio "estudiar Historia sirve para no repetir los errores del pasado". Es una pena que la juventud, como tú dices, no preste interés ni quiera saber. Y luego nos sorprendemos porque los programas de mayor audiencia son "Salsa rosa", "la noria", "DEC", "GH",...
Qué triste es ver a dónde estamos llegando.

Muchos besos :)