miércoles, 2 de febrero de 2011

Veo...

Veo esas calles, con llamas y humo que asciende hasta el cielo, calles por las que no hace tanto yo paseaba entre miradas curiosas y sonrisas.
Veo las carreteras, cubiertas de personas que corren, huyendo de jinetes que intentan atacarlos con armas blancas, carreteras por las cuales solía pasear de vuelta a casa, bajo un sol radiante.
Veo locales ardiendo, terrazas desde las que caen bombas de gas o bolas de fuego, locales en los que no poco a menudo, solía entrar a comprar un shawarma o una ración de koshary.
Veo piezas históricas del museo del Cairo, caídas en el suelo, hechas añicos, destrozadas, piezas de incalculable valor.

Veo todo esto y se me rompe el corazón.
Y me pregunto dónde estarán aquellos transeuntes que siempre sonreían.
Dónde estarán los tenderos, panaderos, camareros,... y si estarán bien.