domingo, 24 de julio de 2011

Feliz Ramadan, Hussein

Nunca lo conocí, ni él me conoció a mí. Sin embargo, se me rompe el corazón cuando veo las felicitaciones por Ramadán que algunos de sus amigos dejan en su muro, en el perfil de Facebook de uno de los mártires de la revolución egipcia. Y aunque esto podría ser extrapolable a cualquiera de los personas que murieron en aquellos días, en este post me quiero referir al primo de una chica a la que conocí hace algunos meses y que fue a la vez hijo, hermano, sobrino, nieto, amigo, vecino o compañero de clase, uno de los tantos que cayeron bajo el régimen dictatorial de Mubarak, en una de las tantas sentadas pacíficas que ocurrieron (y siguen ocurriendo) en varias ciudades egipcias a principios de 2011.
Con tan sólo 18 años, procedente de Alejandría, Hussein fue disparado en el pecho. Y hoy, ayer y todos los días desde entonces, su muro está lleno de las palabras de aquellas personas que le quisieron y que le echan de menos, personas que no le olvidan y le desean un feliz Ramadán, allá donde esté.

Hussein elJoj, que tu alma descanse en paz.
Y aunque nunca te conocí, una parte de mí siente que sí.