lunes, 1 de agosto de 2011

Amy Winehouse ha muerto (...)

Que alguien muera no le convierte de pronto en santo.
Estos días todo el mundo habla de Amy Winehose, de cómo el cuerpo de la chica ha sido encontrado en su apartamento. No, no me da pena, porque directa o indirectamente ella ha tenido mucho que ver en eso. No, tampoco me va a gustar por el hecho de haber muerto... ¡la muerte no tiene por qué revalorizar el arte en todas las circunstancias! No me va ese tipo de historia morbosa.
Hay personas que dicen que una leyenda ha muerto, que su voz era increíble o que su talento no conocía límites. Yo, más allá de eso, veo una chica joven que no supo vivir y se dejó llevar hasta que (quién sabe), una sobredosis o el alcohol acabó con ella. A pesar de que ni su música me gustara ni su ética fuera conmigo, espero que por fin su alma descanse en paz.