viernes, 19 de agosto de 2011

Nota a Mí Misma (I)

Querida Cristina,


la magia complicidad de todas estas semanas se ha roto.
Porque es demasiado racional.
Porque necesita algo que no puedes ofrecerle,
       un tipo de relación que no te planteas.
Porque es demasiado impulsivo en sus conclusiones.
Porque siempre sales perdiendo.
Porque sois demasiado diferentes
en vuestra visión de la vida (entre otras cosas).
Porque los obstáculos, insalvables, son como precipios
y dan vértigo.
Ni siquiera te lo plantees.
Deja de echarle de menos.
Y él nunca lo sabrá.