miércoles, 3 de agosto de 2011

Te he echado de Menos

Cuando menos te lo esperas, personas que creías fuera de tu vida para siempre, reaparecen. 
Algo que me ha ocurrido dos veces en menos de un mes. Aunque uno de ellos ya haya vuelto a irse, al menos físicamente.
 Y es bonito. Y te da alegría, algo de miedo, alegría de nuevo y luego, tranquilidad,
porque en cierta manera sientes que es una oportunidad nueva
para disfrutar de la compañía de esas personas durante algún tiempo más. 
Lo cierto es que no es hasta que vuelves a escuchar de ellos que te das cuenta de cuánto los habías echado en falta.