lunes, 31 de octubre de 2011

Lucrando Criminales & Co.

Es muy triste. Triste y vergonzoso. 
Hace un par de noches, en el programa "La Noria", se emitió en directo la entrevista realizada por Jordi González a Rosalía García, la madre del "Cuco", uno de los participantes en el caso del asesinato de Marta del Castillo. A esta señora le pagaron la friolera de 10.000 euros aproximadamente para que fuera al programa de Telecinco. El caso es que esta cadena comercia con el asesinato de una muchacha, utilizando el morbo y dándole voz a la madre de un despojo social, para conseguir audiencia.

¿Audiencia a cualquier coste?
¿Audiencia gracias a una persona que defiende a su hijo sólo por dinero y que ni siquiera se atreve a dar la cara? ¿Audiencia sin tener en cuenta a esos familiares que, destrozados, habrán oído como una cadena de television nacional le presta voz a la madre de un criminal, encubridor del asesinato de su hija, hermana, nieta, sobrina? ¿Dónde queda la dignidad, la humildad y la ética que deberían ser regla básica de los medios de comunicación? ¿Dónde quedan los escrúpulos? 

Según he leído hoy, 31 de octubre, en esta petición que ya he firmado (y que os invito a todos a que firméis) y en otras webs, esta señora acudió al programa para defender a su hijo, "El cuco", aunque siempre ocultando su rostro a la cámara. Recordemos que el llamado Cuco es uno de los implicados en la violación y asesinato de Marta del Castillo (la sentencia dice que "sólo" participó como encubridor) cuyo cuerpo a día de hoy, sigue en paraje desconocido.

"Esta mujer no sólo tuvo voz para defender a su hijo y ahondar el dolor de la familia Del Castillo, sino que se lucró gracias al crimen por el que su hijo ha sido condenado como encubridor. Se desconoce el importe exacto (entre 9.000 y 10.000 euros según lo publicado en varios medios), pero se sabe que cobró por su presencia en La Noria.
Que el familiar de un delincuente gane dinero en televisión a costa del delito perpetrado, es una de las perversiones de valores más indeseables para nuestra sociedad. Programas como La Noria transmiten así el mensaje de que el mal te proporciona popularidad y beneficios económicos, que la inmoralidad es una conducta provechosa." (Este texto forma parte de la petición que he mencionado anteriormente)

Telecinco ha ido degenerando en los últimos años, llenando su programación de realities y pagando a personajillos del mundo del folclore y de la prensa rosa, sin formación ni cultura en general, para que formen parte de su nutrido grupo de tertulianos; llenando sus programas con personajes como "la princesa del pueblo", quien todo lo que ha hecho en la vida ha sido mantener un vínculo emocional con un torero durante algún tiempo (y de esto hace ya, bastantes años); llenando gran parte de su programación diaria con programas en los que sus componentes se afanan en difundir rumores, gritarse unos a otros, llorar de vez en cuando y charlar distendidamente sobre la vida de los famosos, famosetes o, en su defecto, de su propia intimidad. Telecinco está enseñándonos que la falta de cultura y formación puede ser paliada con la "fama", que aunque asesines o extorsiones, siempre habrá personas dispuestas a pagarte para que hables de ello públicamente, que la única manera de ser "alguien" en la vida es dejarte ver, una noche cualquiera, rodeando o siendo rodeado por el brazo de un futbolista, modelo, torero, famosillo de tres al cuarto o hijo de alguna diva del folclore.

En resumidas cuentas, que el último programa de La Noria y todo lo que implica me resulta no sólo triste, sino vergonzoso, inmoral y una falta de respeto a la familia de Marta.
Me pregunto cómo y cuándo "la Caja Tonta" dejó de serlo para convertirse en "la Caja de Pandora".