miércoles, 23 de noviembre de 2011

Quién sabe

¿Quién sabe que tengo un lunar junto a la axila?
¿En el lateral del dedo gordo del pie?
¿Justo sobre el corazón?

¿Quién sabe que, a veces siento miedo?
¿que a veces me derrumbo?
¿que a veces, te recuerdo?

¿Quién sabe a qué huelo?
¿cómo siento?
¿con qué sueño?

¿Quién lo sabe?
¿Tú lo sabes?
No te engañes (quién avisa...);
No puedes conocerme,
aunque quieras... aunque quiera.

5 comentarios:

Mamut dijo...

Sé poco de ti aun; dame tiempo y quizá con el tiempo, confianza. Quizá no pueda conocerte, pero ¿te conoces realmente tú misma?

Me gusta el título "quién sabe".

Un saludo desde "no tan lejos"

Cristyna dijo...

Conocerse a uno mismo es un viaje que puede llevar toda una vida, pues en constante cambio como estamos, necesitamos un conocimiento igualmente constante (O_o ¿...?)

Sin embargo, todo aquel que quiera conocerme, aunque sea parcialmente, es siempre bienvenido :)

Un saludo, guerrero, desde no tan lejos ;)

Mamut dijo...

Recuerdo la historia de un hindú que lo dejo todo para conocerse a sí mismo. Vivió entre pobres, pasó hambre, meditó... perdió a su mejor amigo para volverlo a encontrar. Amó y perdió el amor. Su nombre era Siddhartha (Herman Hesse)

¿Conocer a alguien "parcialmente"? Eso es como pedir un abrazo y quedarte a medio metro. Para conocer a las personas hay que conocerlas en toda su plenitud. De otra forma se conocerá a una imagen irreal de la persona, pues no será completo el conocimiento.

Por si cabe la duda, será un honor para mi conocerte siempre que me permitas hacerlo.

Saludos, a vos, musa, desde tan cerca.

Cristyna dijo...

Cuando hablo de un conocimiento parcial en cuanto a una segunda persona, es porque creo que a veces ni nosotros mismos llegamos a conocernos completamente. Debido a eso, si nos cuesta trabajo conocer nuestra propia alma, viviendo constantemente con ella ¿cuánto más difícil no será conocer a otra persona?

Partiendo de ese punto, cualquier conocimiento es parcial :) aunque claro, cuando conoces o intentas conocer a alguien debes (intentar al menos) conocer el máximo posible, aunque probablemente en raras ocasiones lleguemos a conseguirlo (Vaya lío que estoy haciendo). Resumiendo, que ha de conocerse de los amigos todo eso que sea posible conocer, sin intentar llegar a un conocimiento absoluto.

Saludos, guerrero, desde no tan lejos (Por cierto, me ha encantado tu despedida ñ_ñ).

Mamut dijo...

Tus amigos no conocen la imagen que tú tienes de ti misma en tu interior. Quizá coincidan parcialmente, pero seguro que no coincidirán totalmente. Precisamente por eso jamás el conocimiento será completo.

Sin embargo, puede darse la situación que tú no quieras admitir algo, un sentimiento, un estado de ánimo, cualquier cosa. Y sin embargo tus amigos ya sepan que lo tienes, Ellos no comparten tus prejuicios.

De aquí: "Yo soy yo y mis circunstancias" (Ortega y Gasset)

Saludos de nuevo, musa. Siempre un placer leerte.