lunes, 28 de noviembre de 2011

Mi Vida

Y se me pasará la vida, sin darme cuenta. Y, se me pasará, poquito a poco, disimuladamente y casi a hurtadillas, para que no pueda impedirlo, para que todo sea más fácil. Y, cuando mire atrás, me daré cuenta de que a fin de cuentas, no sólo habrá pasado sin pena ni gloria acumulando años a mi historia, sino que habrán sido empleados en alcanzar una perfección que no existe, un esquema, un sueño, un inalcanzable modelo de vida.

Pero yo, para ser feliz, sólo necesito una manta para cubrirme los pies, siempre fríos,
unas palomitas un domingo por la tarde y agazaparme en el sofá,
un vaso de agua para cuando, en verano, el sol aprieta y tengo los labios secos
o fuegos artificiales una o dos veces al año.
Un poco de chocolate y un abrazo en los días tristes
y algunos rayos de sol que atraviesen mi ventana, supervivientes de la tormenta.


viernes, 25 de noviembre de 2011

No a la Violencia de Género

Sólo en España y sólo durante 2011, 61 han sido las víctimas de la Violencia de Género o Violencia Machista, que ha acabado con sus vidas. 61 mujeres, muchas de las cuales habían denunciado, otras que no lo hicieron por miedo, algunas que tenían orden de alejamiento que no sirvieron para nada. Hoy, en el Día contra la Violencia de Género, os animo a ver un corto que pone de manifiesto la lacra social que es el machismo, algo que desgraciadamente y en pleno siglo XXI se sigue filtrando a todas las capas de la sociedad: "El Orden de las Cosas".


Ojalá en 2012 el número pudiera reducirse a cero y que la violencia de género pasase a ser no más que una pesadilla lejana. Recuerda (malos tratos no es sólo el daño físico), tu vida podría ser diferente - llama al 016 (Atención a víctimas de malos tratos por violencia de género).

Aunque ya no estés

No dejes de visitarme en sueños.
No porque pueda olvidarte,
sino porque es el único lugar en el que se une tu mundo y el mío.

Te quiero, te querré siempre. Allá donde estés,
no olvides a los que no te olvidamos.

(19 de Septiembre, 16.14 horas)


miércoles, 23 de noviembre de 2011

Quién sabe

¿Quién sabe que tengo un lunar junto a la axila?
¿En el lateral del dedo gordo del pie?
¿Justo sobre el corazón?

¿Quién sabe que, a veces siento miedo?
¿que a veces me derrumbo?
¿que a veces, te recuerdo?

¿Quién sabe a qué huelo?
¿cómo siento?
¿con qué sueño?

¿Quién lo sabe?
¿Tú lo sabes?
No te engañes (quién avisa...);
No puedes conocerme,
aunque quieras... aunque quiera.

Para que todo salga bien


"Acabo de tener una idea. Es una buena idea, creo que esta vez podría funcionar. Se me ocurre que... no, espera. Cambiaré sólo aquellas cosas que hicieron que todo fuera mal, cuando llegue allí... cuando me transforme en quien un día fui, volveré a ser quien soy ahora porque tendré el conocimiento adquirido de la experiencia. Se me ocurre que, cuando lo consiga, todo podría ser diferente.
Bien.
El primer paso es mentalizarme... creo que eso ya está hecho. El siguiente sería saber qué voy a necesitar en mi viaje. Aunque a fin de cuentas, cuando llegue allí, tendré todo lo que tenía entonces y no creo que... bah, no creo que sea necesario.
Y entonces, lo único que quedará por hacer es despedirme de todas las personas nuevas que he conocido. A fin de cuentas, no sé si aún estarán aquí cuando vuelva. 

Y, si todo sale bien, este será el post último que escriba en mucho tiempo. Porque estaré allí en vez de aquí y, entonces, escribiré, escribiré todo lo que nunca escribí, escribiré en este blog que no será este blog, sin dejar de serlo pero sin serlo al mismo tiempo. 
Y, si todo sale bien, no cometeré los mismos errores. Todo irá bien. Y te quedarás conmigo y yo, yo me quedaré contigo. Y no necesitarás querer a nadie más, no pensarás en nadie más, no te enamorarás de nadie más... Y no necesitarás echarme de tu vida, porque aún habrá un hueco para mí. Porque entonces, aún seré especial para ti.

Sí, creo que es la mejor opción.
Y, si quiero que funcione, es la única manera.

Ahora, he de marcharme... tengo que irme, no puedo perder la oportunidad.
Me esperan en el pasado, sólo tengo que llegar allí, cuando allí significa hace mucho, mucho tiempo. Pero volveré... aunque quizás, entonces ya no sea la misma."

martes, 22 de noviembre de 2011

Tahrir


La Revolución egipcia ha vuelto, más fuerte que nunca.
Desde aquí, envío todo mi apoyo a los egipcios que luchan contra el régimen militar o SCAF.
Por la Democracia.
Por la Libertad.
Por la Justicia.
Por la legitimidad del Pueblo.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Películas de Noviembre

1.- Anonymous (2011).
2.- Oldboy (Oldeuboi, 2003).
3.- Kung-Fu Panda 2 (2011).
4.- Potiche, mujeres al poder (Potiche, 2010).

Fortuna

En días como hoy, en noches como esta, me siento afortunada de tener salud, de tener dos piernas, dos brazos, de tener visión, oídos y voz. Es algo que, ignorantes, tenemos casi todos desde que nacemos y que debido a ello (o a la soberbia de pensar que lo merecemos todo en la vida) no sabemos apreciar. Que pensamos que tendremos siempre, pero que no siempre será así. Soy consciente de mis virtudes pero también de mis defectos, algo que me alegra, porque significa que tengo conciencia de ellos y puedo (y debo) hacer algo para cambiarlos, mejorando cada día (o intentándolo, al menos).

En días como hoy, en noches como esta, me siento afortunada, a secas, porque sé que tengo una cómoda cama en la que dormir - bajo un techo que me resguarda de las inclemencias del tiempo - sabiendo que cuando me levante, voy a tener pan para la tostada y leche para acompañarla. Incluso tendré la suerte de tener comida para almorzar y para cenar. Y, si se me antoja, incluso puedo merendar. Agua corriente, electricidad, internet. Ropa limpia, zapatos, paraguas y guantes. Colonia e incluso algún que otro perfume.

En días como hoy, en noches como esta, me siento afortunada de tener los padres que tengo. Que, a veces, no se entienden, que a veces, no me entienden, pero que a fin de cuentas (y eso es lo que importa), sé que me quieren por cómo soy y tal como soy (que no es poco). Qué me han inculcado desde pequeña valores y morales que me han ayudado a aceptar mis errores, después de aprender la lección (que no han sido pocas). Que me han dado una educación y una formación, gracias a la cual sé leer, sé escribir y tengo cierto nivel de conocimiento.

En días como hoy, en noches como esta, me siento afortunada de tener a los amigos que tengo. Que no siempre están visibles, que no siempre tienen tiempo, que no siempre me comprenden (porque a veces, ni siquiera yo me comprendo), que tienen sus cosillas como todos pero que, a fin de cuentas, estarán ahí cuando los necesite. Y, son poquitos, pero son más que suficientes.

En días como hoy, en noches como esta, me siento afortunada porque he tomado consciente de mi propia fortuna, disfrutando todo lo que poseo cada día. En días como hoy, en noches como esta, sólo deseo mantener lo bueno que tengo en la vida, ser capaz de cambiar aquello que me dañe y dormir cada noche con la conciencia tranquila. Porque a veces la felicidad no radica en sueños imposibles, sino que la tenemos entre nuestras propias manos y dejamos que se escurra, sin disfrutarla, como granos de arena. 


··········································


Texto de la imagen: si tienes comida en el frigorífico, ropas en el armario, un techo sobre tu cabeza y una cama en la que dormir, eres más rico que el 75% de la población mundial. Si tienes dinero en el banco, en tu cartera y algún cambio para gastar, estás entre el 8% de los más ricos del mundo. Si te has despertado esta mañana con más salud que enfermedad, has sido más bendecido que el millón de personas que no sobrevivirán esta semana. Si nunca has experimentado el peligro de la batalla, la agonía del encarcelamiento o tortura o las horribles punzadas del hambre, eres más afortunado que los 500 millones de personas que están vivos y sufren. Si puedes leer este mensaje, eres más afortunado que los tres billones de personas en el mundo que no saben leer.


·········································

Quizás convendría pararnos un momento, pensar en ello y sentirnos afortunados.

Intentos fallidos

Intento tomar tus abrazos cálidos, reconfortantes, como muestra de cariño. De un cariño que no contiene nada más que recuerdos de tiempos compartidos, en los que todo era diferente. Intento pensar que no significan nada más que eso, que todo lo demás es subjetivo, malinterpretado, sacado de contexto o, sencillamente, exagerado. Intento no creer nada, porque nada hay que pueda sostenerlo y, si lo miro con otros ojos, no encuentro evidencias.
Intento pensar que no significo nada para ti. Intento creerlo y convencerme de ello, porque en el fondo, por más que me engañe, sé que es verdad. Me encuentro desorientada, perdida, un poco confusa. ¿Qué he pasado a ser en tu vida? ¿Una amiga más? ¿Alguien a quien quisiste? ¿O simplemente, tu ex?

21 de noviembre

viernes, 18 de noviembre de 2011

El Momento


Es el momento de elegir, entre quedarme contigo o perderlo todo.
Entre mantener los recuerdos raídos de otras historias
o comenzar de cero.
Es el momento de elegir entre mirar hacia adelante
o clavar los pies en la tierra, como raíces que llegan a la corriente.

(18 de Octubre)

De mi paso por El Cairo

No he ido a "Samir and Aly",
no he subido a la Moqattam ni he visto las pirámides,
no he comido en Chili's ni hawawshy en algún lugar de Downtown.
Lo cierto es que no me he traído un tatuaje de henna
ni halawa, ni tamr hindi, ni pastelitos de "Le Poire".

Y todo esto me hizo sentir durante parte del viaje que, de alguna manera, no había planificado bien mi estancia allí, en El Cairo. Ahora me doy cuenta que...
...no visité esos lugares porque me encontraba en muchos otros, hermosos igualmente, como la Ciudadela de Saladino, la Calle Moezz, el casco antiguo o paseando junto al Nilo.
...no vi a muchas personas con las que pensé que contaba y, de esa manera, me di cuenta de que en realidad, aproveché el tiempo para estar con los que realmente querían pasar tiempo conmigo.
...no comí en ciertos sitios porque esos lugares ahora forman parte del pasado, pero conocí sin embargo, lugares nuevos a los que volver. 
...no me traje en la maleta muchas de las cosas que quería traer porque en realidad pasé hasta el último momento disfrutando de personas que no querían dejarme ir.

Y es todo esto lo que ha hecho que mi paso por el Cairo haya merecido tanto la pena. Aunque en su momento no supe verlo. Quizás porque el conocimiento, en ocasiones, llega con un poquito de retraso.


(23 de Julio/18 de Noviembre)

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Franceses en el Imaginario Común

Divertido vídeo en francés (con subtítulos en español) que recoge gran número de clichés que compartimos muchos de nosotros. Aquí también puedes leer algo que escribí sobre Estereotipos, hace no tanto.
¡Qué disfrutes!



martes, 15 de noviembre de 2011

Miedo


Sentir miedo es humanamente natural cuando imaginas perder a una persona a la que tanto quieres y que es tan, tan importante para ti. Le quitas hierro y confías en la intuición, pero siempre queda una vocecita, esa vocecita odiosa que continuamente te repite cosas que no quieres oír y te mete el miedo entre la piel y el músculo, entre el vello de la nuca, entre un latido y el siguiente.
Y se te adhiere por dentro.
Y no se va hasta que vuelves a verlo llegar, sonriente... sano... a salvo.

Y entonces recuerdas todas esas frases que están demasiado manidas como para volver a repetirlas.
Palabras basadas en experiencias que preferirías no tener que vivir nunca.
- y así, nunca sabrías cuánto de realidad portan sus palabras -.
Sin embargo, esta vez no ha hecho falta, porque todo ha salido bien.
A partir de hoy, no voy a perder ni una oportunidad de darte un abrazo,
de darte un beso,
de decirte que te quiero.
Así que te quiero, te quiero mucho.
Aunque sé que tú lo sabes. Yo sé que lo sabes y sólo espero que nunca lo olvides.

Todo eso que nunca diré

Hay cosas que nunca sabrás. Muchas. Demasiadas.
Probablemente, porque seas la clase de persona que ni siquiera te darías cuenta si esto fuera dirigido a ti.
Quizás, porque aunque las escriba aquí, ni siquiera las leerás.
Y, de esa manera, la culpa sería tuya, por no intentarlo, más que mía por intentar esconderla entre un post y otro. Pero, a fin de cuentas, yo lo habré dicho, estará escrito, como un testigo perenne de mi confesión. Y aún así, tú no sabrás - no te darás cuenta - de que todo esto es para ti.


Y te quedarás sin saber que te echo de menos.
Porque se pueden echar de menos tus facetas más desconocidas, siéndolo todo tú.
Te quedarás sin saber que sí, que en realidad, ya es demasiado tarde.
Pero, sin embargo, quizás... aún haya tiempo.
Te quedarás sin saber que todas esas cosas que nunca vivimos, quizás ya las hayan vivido otros, por nosotros. Y entonces, no importará, porque en cierta manera, esos momentos no-vividos habrán sido ajusticiados.

El caso es que aún estoy esperando a que aparezcas.
O quizás ya hayas aparecido, pero eso no te lo voy a decir. Por no desenmascararme, por mantener el misterio, aunque sea sólo un poco. Porque quizás, no sé, probablemente, aún no te conozco.
Quizás, quién sabe, probablemente, algún día lo haga.
Y entonces, no sé, quizás leas esto.

Si te preguntas qué significa este post, en general, puede significar tanto como quieras que signifique o cuyo significado sea tan nimio que apenas merezca haber sido escrito. Quizás, si te lo preguntas, es que no vaya dirigido a ti o, quizás, que aún no te hayas dado cuenta de que sí. Pero eso es algo que te toca decidir a ti.

Porque estas son cosas que nunca sabrás,
porque son cosas que nunca diré.

(9/10 de Noviembre de 2011)

lunes, 14 de noviembre de 2011

HBBC X: Primeras Impresiones

Tema X: Primeras Impresiones.
Fecha: 6 al 12 de Noviembre.
Elegido porNoor al-Zubaidy
Más sobre HBBC aquí

Hablar de primeras impresiones es una manera rápida de hablar de lenguaje corporal, de intuición o de rápidos juicios basados en estereotipos, algo que curiosamente, suele estar relacionado en la conciencia popular más con el género femenino que con el masculino. Esto no significa, no obstante, que los hombres no construyan primeras impresiones desde el principio, pues es una "actividad" que de manera inconsciente, todos realizamos desde la más temprana edad y sin excepción. Lo cierto es que todos, todos, todos - muchas veces dejándonos llevar por meras ideas preconcebidas basadas en estereotipos - tomamos esa primera impresión como una información más o menos fiable hasta que más tarde comprobemos (o no) cuánto de verdad hay en nuestra idea. No olvidemos que estas impresiones son un arma social de doble filo que funcionan de manera bi-direccional, pues mientras estudiamos o juzgamos a esas personas, nosotros mismos estaremos siendo estudiados y juzgados por ellas, siendo cortados bastante a menudo con el mismo patrón que todos aquellos con los que compartimos alguna cualidad o situación - y que nos convierte, por ende, en parte de un grupo social al que se les adjudica un estereotipo o grupo de ideas preconcebidas.

Las primeras impresiones, las que están basadas en un juicio basado en estereotipos o cliches, son por lo general injustas, porque creer en estereotipos suele ser ir dando palos de ciego, en los que no hay cabida para matices. Juzgar o "primeraimpresionar" a una persona basándonos en su procedencia, religión, trabajo, estilo o, qué sé yo, gustos musicales, es algo que hacemos de manera irremediable todos nosotros - aunque a veces no nos demos ni cuenta. Y, ya sea una "impresión por sentimiento" o "impresión por acción", es algo que siempre nos predispondrá a la hora de interactuar con esa persona, en el momento que aceptamos ese impresión como información inalienable, corriendo el riesgo de equivocarnos con una probabilidad del 50%. El problema no viene a ser otro - y este es más que suficiente - que las primeras impresiones cuentan tanto que no nos dejan ver más allá y, a menudo ocurre que, cuando ya hemos decidido cómo es esa persona, podemos igualmente decidir que no nos gusta y perder así la oportunidad de conocer a grandes personas que pueden tener mucho que aportarnos en la vida.

Intentemos pues, ser certeros y no nos apresuremos a la hora de sacar conclusiones. En caso de duda, consultar con la intuición, que es mejor consejera que la almohada y mejor compañera que los prejuicios.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Cambios


Esta es tu vida. Haz lo que te gusta y hazlo a menudo.

Si no te gusta algo, cámbialo. 
Si no te gusta tu trabajo, déjalo.
Si no tienes suficiente tiempo, dejar de ver la TV.
Si estás buscando el amor de tu vida, para; estará esperándote cuando empieces a hacer las cosas que te gustan.
Deja de sobre-analizar: la vida es sencilla.
Todas las emociones son bellas.
Cada vez que comas, aprecia cada último bocado.
Abre tu mente, brazos y corazón a nuevas cosas y personas, estamos unidos en nuestras diferencias.
Pregúntale a la próxima persona que veas cuál es su pasión, y comparte su sueño inspirador con ellos.
Viaja a menudo; perderte te ayudará a encontrarte.
Algunas oportunidades sólo ocurren una vez, aprovéchalas.
La vida es sobre la gente que conoces y las cosas que creas con ellos así que sal y comienza a crear.
La vida es corta. Vive tu sueño y viste tu pasión.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Aquí y ahora

En días como hoy, en noches como esta, me gustaría que mi blog fuera invisible, infinito e invisible, si es que eso tiene algún sentido. En este momento me gustaría escribir con la seguridad de que nadie más va a leerlo, que otros ojos más que los míos recorrerán estas líneas, palabra por palabra, letra por letra. Quiero que mis pensamientos sean sólo míos y que no puedas sumergirte en ellos, quiero que lo que pienso y siento en este momento quede encerrado por siempre, para siempre, dentro de mí.
Por eso, aquí, ahora, no voy a decir más de lo que ya he dicho.
Porque aquí, ahora, soy yo la única que se siente de esta manera.
Siendo aquí, esta cama y el ahora, un viernes cualquiera, en la eterna infinitud del universo.
Te Echo de Menos. Y no quiero. Por Dios que no quiero, porque duele... 
No quiero echarte de menos, no quiero, no quiero, no quiero.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Caminos

A lo largo de la vida son muchas las situaciones que se nos presentan, especiadas con metas, con ignorancia, con experiencia. Con el paso de los años nos vamos dando cuenta de que, si bien a veces, te embarga la incertidumbre, esto no dura para siempre, pues no hay nada que dure para siempre en la vida. Ni siquiera la vida. 

Si esta pudiera ser materializada, podría convertirse en un sendero (quizás montañoso) lleno de curvas, a cuyos lados se encontrara recubierto de vegetación, una vegetación que podría tornarse a veces en bosques o selvas... incluso, en casos más extremos, ese camino, esa senda, podría parecer que atravesara la misma selva, en cuyo caso la vegetación estaría en el propio camino y habría que ir apartando ramas, hojas y salteando raíces para poder continuar. Es entonces, en estos periodos de la vida, cuando no se puede ver a donde llegaremos en tres, siete, quince pasos, pero seguimos andando, porque andando es la única manera que tenemos de avanzar, de conocer, es la única manera de experimentar. Así, nos vamos aventurando en lo desconocido, convirtiendo cada paso que damos en un juego de azar. 

Entonces, un poquito más tarde, ese mismo camino se va transformando de manera progresiva para acabar desembocando en un paisaje desértico pero lleno de comodidades, como si, sobre la arena, el caminito encontrara un entorno despejado, como si este sendero fuera tan recto como la línea que une casillas blancas y negras en un tablero de ajedrez. Es entonces cuando sabes de donde vienes y puedes claramente ver hacia donde te diriges, pues nada te tapa la visibilidad de tu camino.

Si bien, a veces, ambos caminos pueden ir salteándose uno al otro, incluso llegando a fundirse en un mismo paisaje, no es lo más probable. Pero, en ambos casos, ya caminemos por salvaje selva o por estepas y desiertos, ansiaremos probablemente siempre, siempre, lo que ya se ha ido o, sencillamente, ese momento de nuestras vidas que se encuentre fuera de nuestro alcance. Así, cuando paseemos por la selva, no sabremos más que esperar y desear llegar al tramo recto que discurre en línea recta, desprovisto de incertidumbre, ajeno a los numerosos senderos que salen del camino principal, alcanzando así la estabilidad. Y, cuando por fin lleguemos al caminito arenoso, ansiaremos poder volver atrás, dándonos cuenta de que en realidad la incertidumbre del camino era todo un abanico de posibilidades, en donde cada cruce no era más que una nueva oportunidad de convertir nuestra vida en la vida con la que soñamos.

Déjame pasear o pasea conmigo. Pero yo, por ahora, me quedo en la selva, disfrutando de ella, antes de que sea demasiado tarde y, todo lo que pueda hacer, sea echar de menos las posibilidades ofrecidas.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Películas de Octubre

1.- La joven de las especias (The Misstress of Spices, 2005).
2.- La Otra Tierra (Another Earth, 2011).

martes, 8 de noviembre de 2011

"Vida" - Charles Chaplin

"Ya perdoné errores casi imperdonables.
Trate de sustituir personas insustituibles,
de olvidar personas inolvidables.
Ya hice cosas por impulso.
Ya me decepcioné con algunas personas,
mas también yo decepcioné a alguien.

Ya abracé para proteger.
Ya me reí cuando no podía.
Ya hice amigos eternos.
Ya amé y fui amado pero también fui rechazado.
Ya fui amado y no supe amar.
Ya grité y salté de felicidad.
Ya viví de amor e hice juramentos eternos,
pero también los he roto y muchos.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos.
Ya llamé sólo para escuchar una voz.
Ya me enamoré por una sonrisa.
Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y...

Tuve miedo de perder a alguien especial
y termine perdiéndolo
pero sobreviví
Y todavía vivo.


No paso por la vida sin disfrutar de ella...
Y tú tampoco deberías sólo pasar...

así que VIVE, disfruta, toma oportunidades.


Ve a la lucha con determinación
abraza la vida y vive con pasión.
Pierde con clase y vence con osadía,
Porque el mundo pertenece a quien se atreve
y la vida es demasiado preciada más para sentirse insignificante"


"Vida" por Charles Chaplin (1889 - 1977)



domingo, 6 de noviembre de 2011

¡Feliz casi, casi Navidad!


¿Puede la vida cambiar tanto, tanto (tantísimo) en tan sólo un año?
Se acerca la Navidad, mi época favorita del año, un momento en el que suelo sentir una mezcla de ilusión, esperanza y estabilidad, que suelo echar en falta en otros momentos del año. Lo cierto es que este año, los pensamientos navideños se han adelantado, se me han adelantado, comenzando mucho antes de lo normal.

Fuera hace un viento demasiado fortuito, grotesto, casi casi forzado.
Si apenas hace dos días teníamos 30ºC y, cuando salí de casa, en camiseta de verano, notaba los rayos de sol hormigueando en mi cuello. No me creo que el otoño ya haya llegado, no me puedo creer que hace apenas dos días el verano aún no se hubiera ido.

El hecho es que llevo muchos días organizando un poco mi espacio (ropa, zapatos, bolsos y elementos de higiene). El que, por primera vez en mi vida, no tenga "nada" que hacer puede ser desesperante (al menos, para mí). Es la primera vez que no tengo clases, ni exámenes que preparar, ni tengo que estar en cierto lugar a una hora o en cierto momento, conectada, porque comience mi jornada laboral. Nunca me ha pasado y, he de reconocer, que es una sensación extraña y desagradable.

El caso es que, en este momento de mi vida, necesito sentirme bien conmigo misma. No es cuestión sólo de salud, ni de confianza en mí misma, ni de apariencia, ni de comodidad. Lo cierto es que no es sólo una mezcla de todo eso, sino (y sobre todo) de sentirme bien dentro del cuerpo en el que vivo. Afortunadamente, la mayor parte del trabajo ya está hecha pero la cierto es que el no beber agua lo he empezado a notar, el no hacer ejercicio lo he empezado a notar, el no comer sano lo he empezado a notar y, los kilos que he recuperado a cuenta de todo eso, los he empezado a notar. Así que el martes comienzo mi ansiado intento de vida sana :)

Así que este año, el fin de año no será tan sólo para plantearme nuevos retos y metas que alcanzar (o al menos,  intentarlo) durante 2012 sino, y sobre todo, para celebrar los éxitos conseguidos durante 2011.

¡Feliz casi Navidad a todos! 

Un poco de Fotografía


         Tengo una página de facebook. Me extraña darme cuenta a estas alturas de que, hasta ahora, no haya hablado de ella. No es que tenga demasiado tiempo - apenas dos o tres meses - pero es curioso no haber comentado nada, teniendo en cuenta que es el lugar que utilizo para ir subiendo mis mejores fotos. 



Pasad y poneros cómodos.


Feliz Fiesta del Cordero


Feliz fiesta del cordero a todos los musulmanes del mundo.
Ojalá ¡ojalá! que los dictadores que aún dominan algunos países acaben cayendo
como Bin Ali, Mubarak, Gaddafi.
Y que en la próxima fiesta del cordero, la lista de países libres se haya engrosado.


Kol Sana Wenta tayeb,
kol Sana wenti tayeba. 

sábado, 5 de noviembre de 2011

En algún momento

¿Cuándo ocurrió? que no me di ni cuenta.
¿Cuándo escribir se convirtió en un gran esfuerzo, con cuyo resultado no suelo quedar satisfecha?
No solía... nunca solía ser así.
Normalmente, sólo necesitaba un trozo de papel (o un teclado)
y algunas palabras que disponer a mi antojo. Para crear magia.
Ahora, apenas puedo, apenas sé expresar lo que quiero decir
y, cuando lo consigo, es como si...
es como si, aún diciéndolo, no hubiera dicho nada. Como si, en realidad, sólo fuera una excusa,
una careta bajo la cual se esconde el verdadero significado.
Un significado desconocido, incluso para mí.

Alrededor

Conozco a este pequeño monstruo peludo que empieza a asomar las orejas. Lo puedo ver venir, quizás porque lo conozco demasiado bien, porque de una manera u otra, siempre está presente. A veces, si me concentro, puedo olerlo y es un olor amargo y metálico. Sin embargo, otras veces intenta engañarme, se esconde y casi acabo creyéndolo, creyendo que se ha ido.
Pero no es verdad. No es verdad. Él nunca se va, él siempre está aquí.


viernes, 4 de noviembre de 2011

Premonición

Ha vuelto a pasar.
He perdido la cuenta de cuántas veces me ha ocurrido esto y, aunque a priori pueda parecer coincidencia o casualidad, empiezo a creer que no lo es. He soñado con muertes, con nacimientos, he soñado con despedidas y reconciliaciones. He soñado con encuentros, he soñado con momentos. Y lo he soñado, antes de que ocurriera. No ocurre siempre, ni ocurre a menudo, ni siquiera cuando sueño puedo saber si son producto de mi subconsciente o si significan algo más y, tampoco es que importe mucho, porque en ninguno de los dos casos puedo controlarlos. Mis predilectos (porque los tengo), son aquellos que sólo se separan de la acción real en el tiempo por apenas algunas horas, un día, dos a lo sumo y que, de esta manera, consiguen que el sueño sea más evidente.

Soñar con personas con las que ya no estoy en contacto, pero que han sido importantes para mí, en algún momento del camino, no es algo extraordinario. Probablemente, a todo el mundo le ocurre, porque son personas con las que se han compartido momentos especiales, confesiones, charlas, viajes, momentos. Sin embargo, soñar con ellas, justo antes de recibir noticias suyas, es algo curioso. Esta ha sido una práctica normal de mi - llamémosle - subsconciente durante los últimos años, sobre todo con una persona. Aunque con - llamémosle - X, no he mantenido mucho contacto durante largos periodos, siempre he recibido noticias suyas de manera puntual, justo después de soñar con él. Esta noche, sin embargo, he soñado con alguien con quien hacía tres años que no hablaba y de quien tengo una invitación de amistad en facebook desde hace un rato. 

Supongo que esto es algo que le ocurre a más gente de la que imagino. Desde pequeña, he tenido una intuición bastante desarrollada, aunque eso no siempre me ha evitado darme algunos palos. El caso es que los sueños no han estado siempre ahí, durante toda la adolescencia tenía "presentimientos" que, con el paso de los años desaparecieron casi en su totalidad, para convertirse en "señales" más graficas, sueños, que ocurren mediante la gnosis oculta del subsconciente y que aparecen durante la fase en la que la mente se encuentra más abierta: mientras dormimos.

----------

No quiero decir con esto que tenga poderes, que sea medio bruja o que me vaya a dedicar a partir de ahora a ganarme la vida leyendo el futuro en las palmas de las manos en los posos de café. Me inclino más - sobre todo, después de la charla de anoche - por cuestiones de universos paralelos, desdoblamiento de tiempo (?) o energía en cualquiera de sus formas. O, sencillamente, que mi percepción unida a una intuición muy desarrollada dé como resultado en un nivel del subsconciente, algún sistema interno de estadística y probabilidad.
Quién sabe por qué o debido a qué ocurre (yo, desde luego, no). Sin embargo, no puedo negar que me atrae mucho la idea de que, en cierta manera y en momentos puntuales, pueda anteceder hechos, verlos pasar antes de que ocurran... es como tener entradas para el estreno de una película a la que sólo yo he sido invitada.