sábado, 24 de marzo de 2012

Una mentira

No quiero que enjugues mis lágrimas con tu pañuelo.
Sólo necesito que me mientas, 
que estoy dispuesta a creerte.