sábado, 2 de junio de 2012

Aprender a dejar ir


No puedes conservar algunas cosas para siempre.
Aprende a dejarlas ir.