sábado, 9 de junio de 2012

Decepción

Ahora sé que hay algo que duele más que una decepción.
Y es... decepcionar a alguien
que realmente te importa.