martes, 31 de julio de 2012

Mirando atrás

Es como si hubieras muerto, porque ya nunca te veo ahí. Pero siempre rcordaré como siempre decías que era una rebelde, que yo había nacido para ser diferente. Qué irónico que sean esas diferencias las que acabaron apartándonos ¿no? tú seguiste haciendo tu vida, pero como siempre ocurre en estos casos, yo tuve que aparecer en la escena final... ¿acaso algún día me darás las gracias por haberte salvado? ¿o me odiarás por haber profanado tu parcela de felicidad? 

(7 de Septiembre de 2011)