sábado, 28 de julio de 2012

Y pensar...

Puedo pretender que no me importa
y puedo pretender que me das igual.
Puedo pasar días sin hablarte
o incluso semanas con esas noches interminables.
Y pensar que si no te hablo,
si no te veo,
si no escucho tu voz,
poco a poco... tu recuerdo se desvanecerá.
Sin embargo,
sigues derramando mis lágrimas
en otros ojos
y mirando mis sonrisas
en tu propio reflejo.