martes, 31 de diciembre de 2013

La mariposa que se quema

Nadie puede escapar a su naturaleza.
Sino, que se lo digan a esa mariposa que se quema.
La que se quema continuamente, sin intentar evitar el fuego.
Porque es lo que más ama en la vida.
Porque si se alejara del fuego,
encontraría vana la fatalidad del desenlace más certero.
Nadie puede escapar a su naturaleza.
Nadie puede escapar a su propia esencia.
Podemos intentarlo, pelearlo y sudarlo... y entonces quizás,
(sólo quizás, pues no hay garantía de cambio)
podamos intentar luchar contra lo que somos.
Pero, al final del camino,
probablemente nos demos cuenta,
casi con alivio, con desmedida lealtad al recuerdo
(serenos y confiados),
que nuestra esencia es y será
como el faro de Alejandría:
aunque esté apagado, se encuentra presente.
Nadie puede escapar a su naturaleza,
aunque puede esculpirla y amoldarla,
poquito a poco,
hasta hacernos ser la mejor versión
de nosotros mismos.
Aunque sigamos siendo como mariposas
y, de vez en cuando, nos quememos.
Aunque la mariposa ya no sea mariposa,
aunque el fuego, queme como hielo.


Que cada bocado que le des a la vida
guarde una inesperada sorpresa.
Aunque queme. Si el amor al fuego forma parte
de nuestra naturaleza más innata.

jueves, 26 de diciembre de 2013

Al final de aquel

Y perderme en la carretera que lleva a ti.
Disfrutar el camino,
(dejando atrás la distancia,
formando parte de la velocidad comedida)
sin importar lo que dure,
y, de hecho, esperando que la monotonía se vuelva parsimoniosa,
alargando así los momentos previos al encuentro
disfrutando así durante más tiempo
el ansia de saberte cada vez más cerca,
sabiendo que en el final de aquel,
me esperas tú.

lunes, 23 de diciembre de 2013

39 Cosas (primera parte)

39 Cosas que sólo los estudiantes occidentales de lengua árabe entenderán
(el post original se refiere a los estudiantes americanos específicamente, pero es completamente generalizable a los estudiantes occidentales del idioma)

1.- Así que eres uno de esos estudiantes occidentales que decidieron estudiar árabe...

¿Acaso querías resolver el conflicto palestino-israelí?
¿O escribir el libro definitivo sobre gatos en Medio Oriente?

2.- Al principio parecía fácil. Era divertido dibujar todas esas letras:  ا ب ت ث




3.- Y todo el mundo estaba celoso de los chicos de descendientes de Medio Oriente en clase, que ya conocían todo lo básico.

Y de los que hablaban hebreo también...



4.- Entonces (lo siento, ustaz), la mierda se hizo real.



5.- Na3am? (¿Sí?)



6.- Probablemente practicaste la ayn y la ghain durante horas cada día y aún así, parecías y sonabas estúpido.



7.- Te pasaste el fin de semana completo memorizando reglas gramaticales - sólo para pasarte los siguientes tres años aprendiendo todas las excepciones de las que los nativos ni siquiera se preocupan.




Tradución original de la fuente:
http://www.buzzfeed.com/miriamberger/39-things-only-americans-who-study-arabic-will-understand

domingo, 22 de diciembre de 2013

Algo grande y polémico

Cuando la fortaleza
se convierte en invulnerabilidad
y la naturalidad innata
sabe a edulcorada,
algo - algo grande y polémico - 
he de estar haciendo mal.

(Primavera de 2012)

jueves, 19 de diciembre de 2013

Manos Vacías

No sé si prefiero quitarte el sueño,
o tu lado de la cama.
En cualquier caso,
no saldré por la puerta
con las manos vacías.
Aunque todo mi equipaje
no sea más que tu sonrisa,
escondida entre mis labios.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Las lágrimas de San Lorenzo

Palomitas de caramelo.
Las lágrimas de San Lorenzo
o la noche de San Lorenzo
y su lluvia de estrellas.
Amapolas, pétalos y damas de noche.
Hilo de estrellas.
Eutonia. Eutonía.
Ocho minutos de espera.
Venus o Antares o el lucero del alba.
Y entonces, me doy cuenta que
colecciono palabras,
suspiros y susurros.

Sólo quiero alguien piense en mí
de vez en cuando,
que me recuerde,
de tanto en tanto,
que me haga saber
a deshoras
que sigo viva.
Aunque sea sin palomitas de caramelo
ni loches de San Lorenzo
y su lluvia de estrellas.
Aunque aún tenga que esperar 8 minutos
la llegada de la luz,
aunque las amapolas sean prohibidas en Colombia
y las damas de noche dejen de oler al llegar el día,
mientras yo espero los 8 minutos
que me separan de la luz.
Y, aunque de tu luz me separe mucho más,
no puedo hacer otra cosa que esperar.

lunes, 16 de diciembre de 2013

"Hazte Extranjero" (anuncio de Campofrío)

Incluso cuando peor están las cosas,
no me imagino queriendo ser de ningún otro lugar.
Porque incluso con todos sus chorizos (aka dirigentes),
sus estafas, su injusta Justicia y leyes y sus problemas económicos y sociales,
sigue siendo el lugar más bonito del mundo.

viernes, 13 de diciembre de 2013

Ruido exterior

No siempre pienso en imágenes (aunque, que bello sería poder carecer de algunas palabras, a veces)
y las voces de mi pensamiento pueden llegar a silenciar
incluso el ruido exterior más ensordecedor.

Prejuicios

Los prejuicios pueden ser una sentida estadística
o la máscara más sutil de la ignorancia.

martes, 10 de diciembre de 2013

Nada que temer

Y me preguntas -y preguntarás-
tanto tiempo como dure tu sonrisa,
tanto tiempo como dure ese hálito de vida
contenida en una burbujita brillante en tus ojos;
me preguntarás cuánto tiempo
durará mi propia resistencia a lo inevitable
y yo te contestaré como Bécquer siempre hacía,
cuando se leía aquella rima en labios ajenos,
que la felicidad siempre durará mientras seas capaz
de no abrir esas cajitas tan a buen resguardo
en tu inconsciente
como los bienes personales entregados
a la puerta de tu celda,
a cambio de un mono que vale tu libertad,
a cambio de meter todo aquello en algún lugar oscuro.
Entonces todo estará bien.
Y no habrá nada que temer,
salvo por el pequeño detalle de saber
que siempre seré incapaz de sentir amor (por ti)
en cualquiera de sus variantes.
Aunque es probable que pueda sentir muchas otras cosas.
Aunque ninguna de ellas, tan interesantes.
Ni tan devastadoras.
No habrá nada que temer
teniendo como tengo la seguridad
de que eres incapaz de suscitar en mí
el único sentimiento que se me antoja kriptonita.

Cordial Indiferencia.

(Escrito: en algún momento del verano)

Eutonía




[Mi /'U-ton-E/ es tu nombre]

viernes, 6 de diciembre de 2013

Mandela (1918 - 2013)

"Cuando cruzaba la puerta
hacia la verja que me llevaría a mi libertad
supe que si no dejaba atrás mi odio y mi amargura,
continuaría aún en la prisión"

Nelson Mandela (1918-2013)
Que tu alma descanse en paz, Madiba.




2014 será...

2014 será el año de acabar
todo aquello que dejé a medias:
cuerdas para la guitarra, patinar y olvidarme, por fin, de ti.

Coin flip

"And let me tell you something else!
We flipped a coin, ok? You and me, you and me!
Coin flip is sacred!..."

- Breaking bad, temp. 1, capítulo 3

jueves, 5 de diciembre de 2013

Me gusta cuando...

Me gusta cuando callas
- si descansas junto a mí -
porque estás como ausente
- perdido entre las sábanas -
y me oyes desde lejos
- en la lejanía de nuestros dedos enlazados -
y mi voz no te toca
- pero el silencio nos envuelve -
Parece que los ojos se te hubieran volado
- y mi alma, con ellos -
y parece que un beso te cerrara la boca
- porque, a ratos, un beso te cierra la boca -.

1 de Diciembre


martes, 3 de diciembre de 2013

lunes, 2 de diciembre de 2013

Porque te quise, sin querer

Te odié.
O quise hacerlo, durante algún tiempo
(al menos, pretendí hacerlo).
Te quise.
Sin querer quererte, durante algo menos que el tiempo que te odié.
O quizás te odié porque queriéndote contra mi voluntad,
nunca pude tenerte.
Y lo sabía.
No me quedó, entonces, alternativa.
El odio me parecía, contra la frustración, la opción más digna
para el desvelo que me provocaba tu ausencia.
(...)
Lo cierto es que creo que, incluso odiándote, no pude dejar de quererte.
Y queriéndote como te quería, sólo quería poder odiarte.
Un poquito.
Lo suficiente para llenar con su fuego, el frío vacío de tu indiferencia.

Labio a labio


No sé si me quemó los labios
el frío viento de la noche
o fueron los versos,
que labio a labio, me fuiste dando.

domingo, 1 de diciembre de 2013

viernes, 29 de noviembre de 2013

Partícula

No me des una partícula para que mueva el universo,
dame mejor una razón y yo haré que gire
...alrededor de ti.

jueves, 28 de noviembre de 2013

Atisbo de Duda

Porque cuando me escribes
- sobre todo cuando sé
la propuesta que encierran tus palabras -,
me obligo a mí misma a dejar el móvil lejos
para no mostrar la evidente debilidad
que me provocas.
Mientras ese mensaje presiona en la distancia
sabiendo que ha de ser leído
- con la soberbia del que sabe
que acabará ganando la batalla -
yo evito ese contacto tactual con la pantalla y sus letras
que son y no son, a la vez,
pero que funcionan como deben a la hora de escribir el eterno
"estoy deseando verte"
que nunca enviaré
- pero que escribo y borro,
escribo y borro,
escribo y borro -.
Espero unos minutos y entonces,
desbloqueo, leo, releo y escribo
con tanta parsimonia que probablemente
incluso tú
pensarás que hay algún atisbo de duda
en la idea de verte.


miércoles, 27 de noviembre de 2013

domingo, 24 de noviembre de 2013

A pautas, el olvido

Encuentro valentía en el anonimato.
Y te contaría mil secretos, si no supieras mi nombre
y no fuera más que el rostro dibujado en una pizarra de imanes.
A veces, para conocer a alguien, 
no hace falta que ponerle en bandeja aquello que desea.
Cuando deje de volcar todo su afán en esos imposibles,
dejará ver su verdadera naturaleza. 

Si me cuentas un secreto,
yo te contaré otro.
Si andas conmigo,
desandaré a pautas el olvido.

Cuéntame un secreto.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Un día perfecto

Alguien pequeñita, casi una niña, pregunta en mi interior desde hace un rato, cómo sería tener un día perfecto. He intentado acallarla, aunque esta página lleva un par de horas abierta, con el mismo título que permanecerá, como si de ello dependiera la lealtad a esa vocecita que insiste... e insiste... e insiste... Porque si hay alguien aún más persistente y cabezota que yo, es precisamente esa vocecilla infantil, irritante, sustancial que aún se esconde en todo mi interior, adherida a las capas exteriores (e interiores) de mis huesos, músculos y órganos vitales.
Pues bien. ¿Cómo podría darse ese día perfecto? Buena pregunta, querida vocecita persistente y cabezota que aún ahora sigue preguntándose esto, entre otras varias cientos de cosas. Y es que, para tener un día perfecto tendría que no dormirme demasiado tarde, rompiendo así la rutina de las últimas décadas. Desayunaría, con el cabello alborotado, una taza de Cola-cao con galletas (de chocolate), casi como cuando era chica y me entretenía en romper esas galletas María en cuatro trozos antes de sumergirlos (todos, casi a la vez) en ese tazón de leche, que ahora no recuerdo si estaba caliente o fría. Templada, quizás. O casi templada, cabría decir, porque no creo en la templanza de nada. Encontraría entonces, en el buzón, una carta llena de palabras bonitas. Escrita a mano, con tinta negra y tu rúbrica sellándola en el eterno eco del silencio que (per)sigue a la despedida.
Luego, no sé en qué orden se sucederían los eventos, pero me gustaría que ese día perfecto tuviera un largo paseo en coche, dormir cubierta por rayos de sol de esos que hacen cosquillas en la piel pero no pican. Y gatos. Y una bolsa de M&M's... sí, una bolsa de M&M's todos para mí.
Y música de... quién más da de quién. Buena música, buena música de esa que te llega a los sentidos y hace que te tiemble el alma. Y una película de esas que te hacen llorar con una sonrisa, tapada con una mantita acurrucada en el sofá. Quizás entonces, fuera llueva. O mejor aún, una tormenta, de esa que cuando pasa deja el aire fresco y oliendo a tierra mojada.
Mi día perfecto necesitaría un tiovivo en una feria de pueblo. Y un baile lento bajo las estrellas. Y estrellas fugaces. Un manto de estrellas en movimiento. Y aviones despegando a escasos metros sobre mi cabeza.
Una cena que no necesitaría siquiera ser romántica. 
Y patines. Y una cámara de fotos. Y flores en el pelo.

Mi día perfecto necesitaría todo esto.
O tenerte a mi lado. Con eso, bastaría.

(13 de Octubre)

jueves, 21 de noviembre de 2013

Adiós

Lo necesito. O más, bien, lo necesita. Ese "algo" dentro de mí que está cansada de pretender que todo está bien, que somos amigos. Pero no, ni lo uno ni lo otro. Más bien, todo lo contrario. De ambos. Y lo cierto es que una parte de mí se siente furiosa (contra mí, pero contra ti sobre todo) mientras otra parte intenta reprimir todo eso. Y "eso" es precisamente la rabia, el dolor y las heridas que me provocaron sentirme utilizada por alguien a quien pensaba importarle, para probar "suerte", "por si acaso..." o por un "quién sabe si...".
No me gusta pasar las fases beta, mi corazón no es una diana donde probar puntería, ni soy una pizarra donde probar acciones/reacciones y sacar estadísticas de éxito para ocasiones venideras.
Me duele. Me dueles. Más de lo que crees.
Y es que en un principio el dolor vino por perderte.
Luego llegó el dolor por verme sustituida tan pronto y la indiferencia que todo ello implicaba.
Luego llegó más dolor, provocado por la rabia de sentirme utilizada.
Y ahora... ¿ahora? Ahora me duele la impotencia de no haber visto todo esto llegar. Pero, sobre todo, de haber sido tan idiota de creerte. Sobre todo, esto último.

Ya no quiero Granadas que me recuerde a ti. No quiero Sevillas, Trianas y, tan ni siquiera Mairenas que me recuerden a ti. Y se complica la ecuación cuando me doy cuenta que no puedo, ni debo, ni sería justo para mí evitar todos esos lugares. Porque son hermosos, contigo o sin ti (aunque confieso, muy a mi pesar que contigo, se veían diferentes). Y, aunque esté cansada de que la parte de mí que aún se resiste a olvidar que pasaste por mi vida excuse tu manera de hacer las cosas, queda otra parte que se niega a pensar que esto es todo lo que me cabe esperar de la vida. 

Adiós.

Sólo necesitaba sacar todo esto fuera.
Aunque la hoja pese... y corte... no puedo quedarme durante más tiempo aquí.
Adiós
(no sólo a ti, sino a esa persona que descubrí que era, cuando estaba contigo)

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Love Anything...


Love Anything...
...and your heart will certainly be wrung.
And possibly be broken.
If you want to make sure of keeping it intact,
you must give your heart to no one.
Wrap it carefully round with hobbies and little luxuries.
Avoid all entanglements.
Lock it up safe in the casket or coffin of your selfishness.
But in that casket - safe, dark, motionless, airless - it will change.
It will not be broken. It will become unbreakable, impenetrable...
...irredeemable...

To love at all is to be Vulnerable.
-C. S. Lewis

martes, 19 de noviembre de 2013

"Un Día de Estos" - Marwan


"Un día de estos 
tendré que abrazarte más fuerte,
no vaya a ser que te me vueles
igual que la pena en un bar. 
Un día de estos
tendremos que vernos a oscuras,
la piel no conoce otra forma
para ir resolviendo las dudas.
Yo sé que sólo es miedo
fantasmas de la infancia
tú intentas arrojar tu corazón por la ventana,
luchar contra el deseo en plena madrugada
es como intentar que Dios conteste a una llamada.
Tu piel me la regalas,
el alma continua anestesiada.

(Estribillo)
Si quieres, yo te cuento las cosas que te pasan
cuando abres al amor dejando la cadena echada.
Comprobarás que todas las cosas que no hacemos
después son esas mismas que echarás de menos.
Quiero follarte lento, mirándote a la cara,
leer tu cuerpo en braile con las luces apagadas
quiero que entiendas esto si ya no entiendes nada,
"Amor" es la palabra que resuelve el crucigrama.

Un día de estos
tendrás que ir bajando la guardia.
Las cosas que otros te hicieron
son cosas que ya no te pasan.
No sabes bien el viento
que ha de mover tu falda
si dar un paso al frente
o cincuenta hacia tu espalda,
te digo sólo es miedo,
fantasmas de la infancia,
amantes que vinieron pero no buscaban nada.
Tu piel me la regalas,
el alma permanece anestesiada.

(Estribillo)"

Inundar el aire

Conocer tu voz trajo de la mano la necesidad de hacer que fuera ella
quien inundara el aire que me rodea.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Perderme por Sevilla

Una de mis momentos favoritos de 2013 es que comencé a conducir en algún momento de Marzo y, desde mayo, pude hacerlo de manera autónoma y liberalizadora. De pronto, conocí la sensación de libertad que tantas veces había evocado, sin acabar de comprenderla. Parece irónico, que para liberarte, necesites de un gran armazón de metal y similares. Pero si abres las ventanas hasta abajo y pones la radio a todo volumen, de pronto, parece que volar no es un sueño tan lejano.

Me gusta conducir. Es similar a lo que sentía al patinar o lo que sentí aquel día que monté en moto, aunque los vaivenes y curvaturas no dependieran de mí. Y creo que en la satisfacción de sentirme libre, es donde realmente encuentro la felicidad, la realización y la paz.

Y yo pensando toda la vida que había que buscar la felicidad en elementos completamente diferentes. No estás conmigo y eso, durante algún tiempo, ha dolido más de lo que estoy dispuesta a admitir. Sin embargo, que no te tenga para compartir mi felicidad no debería significar que esas porciones tan densas de felicidad que puedo encontrar... por ahí... deban ser mermadas o desperdiciadas. Esta semana, he tenido muchos ratitos de esos, porciones, completas, piezas maestras de escenarios en los que poco podía imaginar tal desenlace. Y conducir, perdiéndome por las calles de Sevilla. Recitales, conciertos, tu brazo en mi cintura y tu mano tatuando las hojas de un libro recién estrenado. Y perderme por Sevilla. Cenas y cumpleaños y reencuentros y desencuentros. Volver a casa huyendo del frío. Meterme entre las sábanas moteadas que utilizo cuando las noches sevillanas rompen la tregua y el otoño invita a pasar al tardío frío de Noviembre. Más cenas, más encuentros, más charlas mientras parpadeo para humedecer los ojos que se quejan de tanto maquillaje. Risas, besos, amigas del colegio, recuerdos, melancolía. Y noches en Sevilla en las que perderme, cuando no puedo perderme en ti.

No creo en la suerte, ni en las casualidades, pero sí en la intuición y el destino. Todo tan etéreo y tan poco tangible. Y a la vez, todo tan poco científico (y, por ende, demostrable de alguna manera). Así que pienso que a fin de cuentas, cada uno elige en qué creer, sin nada más allá que esos ideales que se adapten mejor a nuestra piel -esa cobertura de diversas formas, colores, extensiones, formas que mantienen todo lo que somos de una pieza, bajo ella-, que formen capas entre los huesos y los músculos y se queden ahí, pegaditos, formando una parte indispensable, inquebrantable de nuestro propio ser.

Risas, besos y noches en Sevilla, en las que perderme,
cuando no puedo perderme en ti.

"No hay nada como escribir..." - Hemingway


"There is nothing to writing.
All you do is sit down at a typewriter and bleed."

"No hay nada como escribir.
Todo lo que haces es sentarte frente a la máquina de escribir y sangrar."



- Hemingway

domingo, 17 de noviembre de 2013

El Otoño

No fue el 21 de Septiembre.
El otoño llegó
el día que te marchaste.
Sin embargo,
ha comenzado a gustarme el otoño.
Creo que acabaré
encontrándome en él.

Sonríes

Siempre sonríes,
continuamente.
Pero desde un tiempo a esta parte,
la luz no se ve
reflejada en tus ojos.
Es como si sonrieras
sólo con los labios,
es como si en realidad,
hubieras borrado
la luz de tus ojos
y sólo quedara un tic nervioso
en tus músculos bucales.

sábado, 16 de noviembre de 2013

Pie Izquierdo

Levantarse con el pie izquierdo no está tan mal:
te convierte en zurdo el resto del día :)

jueves, 14 de noviembre de 2013

Punto de Partida

Cada vez que conoces a alguien,
la conviertes en la mujer de tu vida.
Pareces tener más vidas que un gato,
pero ni siquiera necesitas morir
para volver al punto de partida.

domingo, 10 de noviembre de 2013

Sketch "Belleza Real" de Dove

Vi este video hace ya varios meses y me dio muchísimo que pensar. Recuerdo haberlo visto al menos tres, cuatro veces seguidas, mientras me planteaba cuánto nos influye la imagen subjetivamente negativa que tenemos/podamos tener de nosotros mismos. Eso me llevó a plantearme ¿cómo me vería si no fuera yo? ¿Sería igual de crítica con la imagen que proyecto? ¿Daría importancia a los mismos defectos, dejando pasar algunos rasgos o facciones que gustan?
Y, desde entonces, cada mañana, cuando me miro al espejo con la cara medio dormida y el pelo revuelto, intento verme con ojos nuevos. Quizás así, con el tiempo, aprenda a descifrar cómo soy realmente.


sábado, 9 de noviembre de 2013

Inexistencia

No necesito letras
para ver su nombre
dibujado en el aire.
Seguirán entonces,
mis pupilas,
su recorrido inexistente.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Poema de la Despedida - Jose Ángel Buesa

Poema de la Despedida:

"Te digo adiós, y acaso te quiero todavía.
Quizá no he de olvidarte, pero te digo adiós.
No sé si me quisiste... No sé si te quería...
O tal vez nos quisimos demasiado los dos.

Este cariño triste, y apasionado, y loco,
me lo sembré en el alma para quererte a ti.
No sé si te amé mucho... no sé si te amé poco;
pero sí sé que nunca volveré a amar así.

Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo,
y el corazón me dice que no te olvidaré;
pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo,
tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.

Te digo adiós, y acaso, con esta despedida,
mi más hermoso sueño muere dentro de mí...
Pero te digo adiós, para toda la vida,
aunque toda la vida siga pensando en ti."

Jose Ángel Buesa

"Una primera vez, cada día"

Al final no conseguí una primera vez, cada día, pero sí que hice algunas cosas que tenía pendiente (otras, sencillamente sucedieron). También es verdad que, a estas alturas, era complicado. Pero igualmente, estoy feliz de haberlo intentado.

Miércoles, 6 de Noviembre: hoy, por primera vez, ha nacido un agapornis en casa, del primer huevo de Nube y Zoe.
Jueves, 7 de Noviembre: hoy, por primera vez, he montado en moto.
Viernes, 8 de Noviembre: hoy, te digo adiós (por primera y última vez).
Sábado, 9 de Noviembre: hoy, he comprado unas gafas sin graduación, que quería desde hace tiempo.
Lunes, 11 de Noviembre: hoy, he tenido toda la clase de danza para mí (no ha venido nadie más).
Miércoles, 13 de Noviembre: hoy, mi primer recital de poesía. Hoy, mi primera foto con Marwan.
Jueves, 14 de Noviembre: hoy, mi primer concierto de Marwan.
Sábado, 16 de Noviembre: hoy, primera cena con amigos del colegio/instituto.
Miércoles, 11 de Diciembre: primer golpe con el coche :(
Lunes, 30 de Diciembre: primer aparcamiento en parking (doble) :)

(Si no entiendes esta entrada, lee esto: http://krisstyna.blogspot.com.es/2013/11/experimento-de-salvamento-de-2013.html)

Experimento de Salvamento de 2013

Hace unos días, hablando con un amigo por whatsapp, le comentaba cuánto necesitaba salvar este año. Este año, que ha sido un año de emociones intensas, en los límites más extremos de la balanza. Y necesito salvarlo, porque ya han sido demasiados los años que comienzan con la ilusión de cambiarlo todo y acaban con ese regusto metálico en la boca y la sensación agridulce de no haber hecho lo suficiente.
Triste es, darse cuenta a estas alturas del año, que apenas restan cincuenta-y-pico días, que podría pasar a englobar la lista de esos años que no me trajeron más felicidad que tristeza o que fueron, sencillamente, insípidos.

Así que aquí va mi pequeño experimento de salvamento de 2013:
 "Una primera vez, cada día"
Consiste en algo tan sencillo (o no) como hacer algo nuevo cada día,
algo que no haya hecho nunca, algo nuevo y diferente,
(que nos ocurra algo que no nos haya ocurrido nunca también cuenta)
desde hoy y hasta que acabe el año.

La próxima entrada será una lista por días actualizada, conforme vayan pasando los días.
Y os animo, a todo aquel que quiera, a hacer suyo este proyecto, en cuyo caso, me encantaría que lo compartiérais conmigo. Suerte y a por todas.




El otro lado

Comenzaba a olvidar qué bonita se ve Sevilla
desde el otro lado del río.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

"It might have been"

"For of all sad words from tongue or pen, the saddest are these: 
It might have been"

"De todas las palabras tristes, dichas o escritas, las más tristes son estas:
podría haber sido"


- John Greenleaf Whittier from the poem Maude Muller

lunes, 4 de noviembre de 2013

Ojos grandes

Quisiera tener los ojos más grandes,
quizás así - y sólo así - 
podría ver más allá de ti.

domingo, 3 de noviembre de 2013

Películas de Agosto, Septiembre, Octubre

Agosto
1.- Ahora me ves (Now, you see me, 2013)

Septiembre
1.- Caminos cruzados (The place beyond the pines, 2012)
2.- Shades of Love

Octubre
1.- Sola en la Oscuridad (Wait until dark, 1967)

sábado, 2 de noviembre de 2013

Fuera parece invierno


Parece invierno. Un invierno atópico y cálido, en el que el aire parece teñido por una niebla que no es más que el humo de algunas chimeneas, de hogares cálidos con paredes llenas de anécdotas, historias y fotos de familia. Pero no lo es. No es invierno, aún, aunque lo parezca. Igual que parecen muchas cosas que aún no han ocurrido, como que parece que te haya olvidado y parezca que me de igual tu ausencia - e incluso tu presencia, aún lejana - y parecerá, cuando ocurra, que eres meramente un complemento de mi realidad, sin pararte a saber que eres el núcleo fijo de mi felicidad más completa. Aunque no lo parezca.

Aunque no parezca que te quiero, porque te quiero; aunque no parezca que te extraño, porque te extraño; aunque no parezca que cada vez que pienso en ti, puedo sentir miles de cristales aguijoneándome los labios, allá, en ese lugar exacto donde me besaste... porque cada vez que pienso en ti, puedo sentir miles de cristales aguijoneándome los labios, allá, en ese lugar exacto donde me besaste... Pero dime ¿por qué no me extrañas tú, ni me quieres - ni un poquito - ni sientes, cuando piensas en mí, miles de cristales aguijoneándote los labios, allá, en ese lugar exacto donde posé mis labios, cuando me dejé besar?

Fuera parece invierno. Pero no os dejéis engañar, porque no lo es. Y creo que tal afirmación ha pasado de puntual a permanente en esta calle de la ciudad. Lo invité a dormir y se quedó a vivir, instalándose en mi interior como una anestesia que ensordece el dolor, aunque no logre hacerlo desaparecer y el corazón aún se resiste, latiendo lágrimas, enviando ondas eléctricas con tu recuerdo. Recuérdalo y no te dejes engañar. Pronto parecerá invierno, pero no lo será, no hará frío y, las gotas de lluvia que caigan - cuando tengan que caer - no vendrán más que a calmar un poco el ambiente, a limpiarlo y purificarlo, como intentando engañar a todo el mundo. Para que parezca invierno. Así como yo intentaré siempre engañarte - perdóname - para que siempre pienses, como ahora piensas, que me das igual, que no te extraño, que no te quiero... que nunca te quise. 


viernes, 1 de noviembre de 2013

Sólo hoy

Quizás mañana me arrepienta
de no haber luchado por hacer que funcionara.
Pero hoy, sólo hoy, lo único que necesito
es sobrevivir a tu recuerdo.

jueves, 31 de octubre de 2013

Superticiones

Soplar pestañas caídas,
pedir deseos a una estrella fugaz
o a las velas de una tarta de cumpleaños.
Encender velas y dejar que se consuman,
y antes, escribir tu nombre y el mío en ellas.
Nada de eso va a traerte de vuelta
- y lo sé- pero ¿sabes que?
Que no puedo arriesgarme
a desaprovechar la mínima probabilidad estadística
o a colapsar la esperanza que me quede,
arrojándola por la borda.

martes, 29 de octubre de 2013

Sé leer los labios

Sé leer los labios,
aunque no digas nada
porque, cuando sonríes,
se te desbordan las sílabas por los ojos,
y creas, sin saberlo, poemas de amor en el aire.

Sí, aunque no digas nada,
cuando sonríes, aunque no quieras,
provocas con tu mirada
la prioridad de tus recuerdos sobre los otros.

lunes, 28 de octubre de 2013

¿Cómo será?

Si sólo la idea de volver a verte
me quita el sueño
¿cómo será entonces
el día o la noche
en que vuelva a verte?

sábado, 26 de octubre de 2013

Aeropuertos y hospitales

"En los aeropuertos se ven más besos reales que en las bodas.
En los hospitales se rezan oraciones más sinceras que en las iglesias."
(Anónimo)

viernes, 25 de octubre de 2013

Simposio

Una parte de mí está convencida
de que este no es el final,
de que sólo hay que esperar,
que el agua vuelve a su cauce
por su propia voluntad.
Una parte de mí, sin embargo,
- bellos sin embargo, siempre trás de mí -
siente que todo esto es sólo la inyección
que anestesie el tiempo suficiente
hasta que pase "lo más gordo", llámese dolor.
O, entiéndase "lo más gordo"
como todo aquello que me quita el sueño,
que me quita el hambre
y me arruga el ceño y me crea arrugas
y convierte mis labios en alambres
estirados.

Una parte de mí
- ¿quién dijo que las divisiones
siempre eran condescendientes al primer par? -
piensa que ambas se equivocan,
que nada está escrito,
que nada ni nadie sabe ni puede saber
qué es lo próximo.
La cuarta parte
- por no quedarnos en aquello de que tres son multitud -
quiere tirarlo todo por la borda,
crear un horizonte nuevo, que no tenga con el antiguo similitud
alguna,
empezar de cero con una total y remarcada
amnesia selectiva a todo recuerdo que te enmarque.
Aunque tenga que borrar de mi vida todas las lunas
en todas sus fases.
Es, desde luego, la más sabia de todas las partes
que componen este simposio
donde se discute con premura
las grandes cuestiones del ser humano individual
que me forman buscando la cura
- aunque sea en partes -.


Créeme

No pedía tanto.
Créeme.
Sólo quería ver deshojar calendarios
a tu lado,
mientras tu cabello encanecía
y tu piel se llenaba de arrugas.
No pedía tanto.
Créeme.

jueves, 24 de octubre de 2013

El mejor amigo

El mejor amigo de una persona
con miedo al compromiso
es un corazón que se prende siempre
de personas inalcanzables.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Sin mi brazo en tu cintura

Un día como hoy nos despedimos
hace una luna,
cuando el sol reflejaba luz en la fachada blanca.
Y hoy mismo,
he utilizado el metro,
y he pasado frente al Origen,
donde escuché tu voz
aquel primer día.
Y entonces sentí
que nunca hasta entonces
había utilizado realmente mis oídos,
porque cada palabra,
cada sonido,
se sentía diferente.
Y hoy mismo,
he bajado en esa parada,
he tomado las escaleras que subían (pero no bajaban)
para llevarme frente a aquella ventanilla en la que te apoyabas
para verme llegar,
el segundo día.
Y hoy, he estado frente al río,
frente a los asientos de piedra
donde nos sentamos aquel tercer día
donde me tomaste del brazo para ir a la Feria,
donde me tomaste la mano,
y conseguiste que deseara
nunca jamás tomar otra que la tuya.
Y hoy, he estado reflejando mi alma
en el río, en esa misma calle,
por la que paseamos por primera vez,
tu brazo en mi cadera,
mi brazo en tu cintura,
a horas en las que no se sabe
si era aún de noche o ya de día.
Hoy ha sido un día difícil,
porque han derrotado una de las pocas esperanzas
que tenía de volver a verte.
Quién sabe si entonces me habrías recogido
en esa estación,
frente a las escaleras que suben (pero no bajan),
si nos hubiéramos sentado en esos asientos de piedra
aunque no enlazáramos las manos,
si hubiésemos paseado por esa calle reflejada en el río
aunque fuera sin tu brazo en mi cadera,
aunque fuera sin mi brazo en tu cintura.

lunes, 21 de octubre de 2013

Hoy

Esperaba con ilusión el día de hoy.
Esperaba con ilusión la felicidad que he sentido hoy.

Aunque he comenzado el día con un vuelco al corazón,
hoy he escondido suspiros entre mis pestañas,
tomado el metro, desandado el camino,
hoy he comenzado mis clases de danza.
Hoy he descubierto que el gran ventanal de la sala de baile,
ofrece miradas a uno de los lugares más mágicos de Sevilla.
Hoy, he escuchado una canción preciosa.
Hoy -pronto mañana- me iré a la cama con una sonrisa.

domingo, 20 de octubre de 2013

sábado, 19 de octubre de 2013

Utopía


La felicidad completa es una utopía sin ti.
Como ese puzzle al que le faltan piezas
y puede, igualmente, intuirse la imagen.

viernes, 18 de octubre de 2013

Sueño

Sueño
con que uno de tus sueños
lleve mi nombre
aunque sea uno pequeñito
de esos que se olvidan
casi, casi al despertar,
pero te dejan una sonrisa
en los labios
durante todo el día.

Rabillos


Me miro al espejo
y veo tu nombre
dibujado en los rabillos
de mis ojos.

30 años

Empezar de cero con 30 años de retraso.

jueves, 17 de octubre de 2013

A pesar de todo

No sé cómo nombraría esta tarde si más tarde, en el futuro, tuviera que recordarla de alguna manera. ¿Sería "la tarde aquella de otoño, en el instante en el que el sol ya parecía acabar su jornada, cuando descansando el pensamiento, evocaba no tan lejanas noches estivales"? ¿O quizás podría recordarla como "una tarde cualquiera, que recuerda un otoño que parece no llegar, pero que va acortando los días hasta que parece que llegará el momento en el que los días ocurrirán de madrugada y las noches a media mañana"? Creo que sería, si nos empeñamos, un día en el que parece que el verano está a la vuelta de la esquina y llegará pronto la temperatura que implora un par de duchas al día. O tres. 
A fin de cuentas, todo eso no importa demasiado (es sólo una cuestión de apellidos) y sólo importa lo que me hace sentir el cielo bajo y tan claro que parece estar destiñéndose antes de salir ardiendo. Espero, sencillamente espero, mientras presiento que de pronto las cosas pueden comenzar a ir bien. De una vez y por todas, en todos los ámbitos de mi vida.
Cuando en el futuro la recuerde, será como aquella tarde de verano en la que podía sentir próxima la felicidad. La tarde en la que no quise esperar más para comenzar a ser feliz. A pesar de todo. A pesar de todos. A pesar de esa vocecilla que pienso silenciar... a partir de... ya.

Puertas del Cielo

Si estuvieras a las puertas del cielo
¿llamarías con los nudillos en el gran portón de madera?
¿O dejarías que, como a mí, los latidos del corazón
te delataran?

martes, 15 de octubre de 2013

Nudos en la garganta

Los nudos en la garganta:
la forma más cruel de homicidio
(porque sólo te mata desde dentro y a medias)

viernes, 11 de octubre de 2013

Mariposa

Admiro a las personas que saben escribir.
Las que saben escribir de verdad. Las que parecen poder transmitir cada latido en cada letra, sin que ello les robe ni un poquito la dignidad. Yo no podría. Porque no sé. Quisiera saber pero, disculpadme todos, no sé. Y en esos deseos de intentarlo se esconde el fuego y las ganas necesarias de desandar lo andado e ir recogiendo piedrecitas que lanzar más tarde a un lago mientras pides deseos (o yo, los pido por ti) o flores para secar entre las hojas de mis libros favoritos. Podría ser cualquier flor entre los libros en blanco, que aún están por escribir.
Admiro - por no decir que envidio, que eso sería políticamente incorrecto - a las personas que sienten la pasión necesaria para escribir letras tatuadas de latidos. Y aquí, me confieso un poco culpable. Yo, a veces, he sentido la pasión necesaria que provoca la inspiración en el alma. Y la he usado, aunque casi siempre o casi nunca de la manera más correcta. La próxima vez creo que me aseguraré de atarme todo el cuerpo y una mano a una silla (no me pregunteis cómo, aún no lo sé) y quedarme frente a la pantalla para poder derramar la angustia transformada en palabras que todos entendais (que entienda, incluso yo, pero no la yo atada de cuerpo y mano, sino la yo que vive el resto del tiempo preguntándose cosas). Eso quizás, entonces, creo... no será poesía, ni nada que merezca la pena.
Algún día escaparé de todo lo que pretendo hacer de mí y podré ser por fin quien he sido siempre. Y sentiré como si no hubiera mañana y todo aquello será el combustible que avive el fuego de las palabras que siempre he querido decir y nunca he sentido. La virginidad de los sentimientos me atropella con mesura, a la vez que impide que el gusano creador que gesta en su capullo se convierta, de una vez y por todas, en una hermosa mariposa de alas de colores.

Porque yo soy como esa mariposa del poema de Ibn Sahl,
que ama el fuego y se quema.

PDTA: Incineraría mi alma en el fuego de la creación
si pudiera con ello moldear mi alma al antojo de la inspiración
y encontrar las palabras que siempre he querido pronunciar.

jueves, 10 de octubre de 2013

Otoños olvidados

Y así es como llega el otoño, otro año más, al Aljarafe sevillano - y a muchos otros lugares del mundo. Así es como las noches comienzan a llegar antes a su cita, como el sol se despide más temprano y como las estrellas, revoltosas, fingen no saber cuánto brillan. Pronto, los floridos árboles se teñirán de rojo y caerán sus hojas arrugadas sobre las aceras de la gran ciudad. Sé que al pisarlas, crujirán, bajo mis botas y me concentraré entonces, en ese sonido que tanto me evoca. Pronto, no tanto tiempo a partir de ahora, comenzaré a abrigarme sin mesura, paquetes de clinecks permanentemente dentro del bolso y un pañuelo (probablemente, azul pavo real) colgando por fuera, balanceándose con ese ir y venir de los pasos adheridos a los paseos sin tregua.
Llega el otoño y no hay forma de remediarlo, una vez el verano nos repudie de forma cíclica. Y dando vocanadas, como arrepintiéndose de su marcha, envía durante unos días, un poco de calor nada acorde al tiempo otoñal que nos rodea. Creo que el verano nos echa de menos, tanto o más que nosotros a él. Yo, sin embargo, nunca olvidaré este verano y, desgraciadamente, creo que tampoco olvidaré este otoño que apenas estreno.
El rencor que le tengo al tiempo se irá entonces, cuando pueda caminar, con mi chaquetón negro y mis medias de colores, sobre la alfombra de hojas desprendidas de vida, crujientes, sonoras, como un pequeño océano de papel reciclado.
Creo que esta noche (de un otoño que me resisto a estrenar) tengo mucho sobre lo que pensar.
Os invito a que en este otoño, hagáis realidad todos los sueños de los otoños olvidados.

Tiempo perdido


¿A dónde fue irá todo ese tiempo
que perdí perderé, pensando en ti?

lunes, 7 de octubre de 2013

domingo, 6 de octubre de 2013

Obras de Septiembre

1.- "Cada Siete Olas" - Daniel Glattauer, 2010 (Segunda parte de "Contra el Viento del Norte)
2.- "El Principito", Antoine de Saint-Exupéry, 1943
3.- Rebelión en la Granja" - George Orwell, 1945

sábado, 5 de octubre de 2013

Fin.

Después de una época de sequía creativa, ayer, de pronto... tuve la urgente necesidad de escribir, en medio de Sevilla, sin batería en el móvil ni papel y boli a mano. Salí corriendo a la papelería más cercana y allí pude comprar un cuaderno (azul, de rayas, sencillo) y un boli (bic azul, normal, de toda la vida) con los que poder llevar a cabo la necesidad repentina de vaciar lo que llevaba por dentro.
Parece que funcionó.
Y de pronto empezaron a manar palabras y más palabras, sin mucho sentido y casi nada con demasiada calidad, pero sirvió, una vez más, como método canalizador y catarsis para limpiar el dolor que llevaba dentro. Y me siento mejor.
He dejado de arrugar la frente, en un gesto de continua concentración, he relajado por fin los gestos de la cara y la velocidad de mis pasos. La tristeza permanece, pero se ha vuelto llevadera.
Y ahora... ahora ya sólo resta dejar trabajar al tiempo.

Fin.

lunes, 30 de septiembre de 2013

Jamás

Poemas de amor fallido
y, de fondo, muros de "acción poética"
que hubiera preferido
nunca
jamás
haber tenido la opción,
la oportunidad
de leerlos pensando en ti.

Como este...


martes, 24 de septiembre de 2013

No quiero llorar

No quiero llorar.
No quiero llorar, por ti.
Y ahora tengo que elegir
entre aferrarme al vuelco de mi corazón
o dar rienda suelta al regusto metálico de mi boca.
Dios mío.
¿Cuánto tiempo lleva ese papel garabateado
entre las hojas de mi libro de viaje?
- Aquel que no abrí un solo instante,
siendo el estar contigo mil veces mejor -
¿Cuánto tiempo habrán reposado esas letras
escritas con lápiz en ese día,
en esas líneas azules de una agenda,
entre dos hojas cualquiera
de una novela escrita en tinta negra?
Te echo terriblemente de menos,
pero no quiero llorar,
porque llorar significaría admitir la derrota
que intento evitar sentir al hablar contigo.
Te echo terriblemente de menos,
más de lo que esperaba pudiera acumular en tan pocos días,
probablemente más de lo que yo misma estoy dispuesta a admitir.
Quizás "sólo" sea miedo a perderte
y con ello, perderme de conocer la mejor versión de mí;
quizás "sólo" sea miedo a no volver a verte,
quizás "sóló" sea Miedo, a secas,
porque ahora veo que hay batallas
que no me corresponde luchar a mí.

"Por fin, tú. Por fin, yo.
Por fin, el equilibrio.
Y nuestra lista... pronto interminable... de cosas por hacer"

lunes, 16 de septiembre de 2013

Por fin, tú

Por fin, tú.
Por fin, el equilibrio.
Y nuestra lista (pronto) interminable, de cosas por hacer.
Y tus mensajes de buenos días.
Y tus mensajes de buenas noches.
Y tus besos en el pelo.
Y tu mano en mi mano. Y mi mano en tu mano.
Y la Giralda apagándose mientras la miramos.
Y nuestras charlas en aquel banco junto a la Catedral,
nuestra propia cápsula del tiempo.
Y los paseos por la Feria de tu brazo.
Y los paseos, sin feria, de tu brazo.

Por fin, tú.
Esquivando las puas que te voy lanzando,
intercambiándolas por las mejores composiciones posibles
con tan sólo 27 letras.
Por fin, tú. Por fin, yo.
Y dos cucharillas.
Y un helado de turrón.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Triana

Noches que se funden con el día,
como que Triana se funde con Sevilla.
Y, en medio de la confusión del donde y el cuando,
tu mano, fundiéndose con la mía.

martes, 3 de septiembre de 2013

Una forma de terapia

"Writing is a form of therapy; sometimes I wonder how all those who do not write, compose, or paint can manage to escape the madness, melancholia, the panic and fear which is inherent in a human situation" - Graham Greene

"Escribir es una forma de terapia; a veces me pregunto cómo todas esas personas que no escriben, componen o pintan pueden arreglárselas para escapar de la locura, melancolía, el pánico y el miedo que es inherente en una situación humana" - Graham Greene

lunes, 2 de septiembre de 2013

Me gusta escuchar tu voz

Me gusta escuchar tu voz,
incluso cuando suena triste,
porque me gusta tu voz,
porque me gusta la entonación
que utilizas cuando me hablas,
quién sabe si es universal,
quién sabe a cuántos más les encantará...
No se me antoja menos cercana
aunque esté igualmente cercana
de tantas otras personas.
Por ahora, me basta con poder escucharte.
Por ahora, me basta con notarla vibrar
cuando ríes,
cuando esperas,
cuando sencillamente haces un parón
entre frases,
para coger aliento.
Me gusta tu voz y me gusta escucharla,
aun cuando suene triste.

domingo, 1 de septiembre de 2013

Recuperando hábitos

Hoy, mientras estrenamos septiembre, me doy cuenta de cuánto he echado de menos el hábito de la lectura a lo largo de estos últimos años. Porque me encanta leer (siempre me ha encantado), pero de pronto, de un tiempo a esta parte, sencillamente me costaba mantener el compromiso con una obra y acababa perdiendo el interés. En los últimos meses sólo había conseguido leerme "Contra el viento del Norte" en los viajes de idas y venidas hacia el hospital. En Agosto, sin embargo, he leído tres obras (enteritas), de muy diversa índole pero no puedo evitar comparar y darme cuenta que en mis mejores tiempos habría duplicado la cifra. ¿Por qué ya no? 
Así que vengo aquí con la firme decisión de que se tomen estas palabras como contrato.
Porque no sólo me ayuda a ampliar mi vocabulario y mejorar mi expresión, sino que consigue hacerme evadirme de todas esas situaciones o pensamientos que me pueden provocar dolor o molestia constante. Porque lo disfruto y porque es el mejor hábito que he tenido nunca. Porque me doy cuenta que, los días en los que leo, me resulta mucho más fácil dar respuestas perspicaces, irónicas, rápidas e inteligentes. Quizás porque, en los días que leo, noto mi mente mucho más lúcida y despierta, brillante, funcionando en todo su esplendor.

Obras de Agosto:
1.- "El Asesino de la Regañá" - Julio Muñoz Gijón
2.- "Asesinato en el Orient Express" - Agatha Christie
3.- "Una Segunda Oportunidad" - Jane Green

Septiembre


En ese instante

"En ese instante oí que se quebraba algo en mi interior,
por un instante pensé que era mi corazón,
pero no, el corazón no se rompe...
Después entendí que se me había roto la esperanza
y estaba saliendo por mis ojos, tibia y salada..."

(Anónimo)

sábado, 31 de agosto de 2013

El Amor de tu Vida - Bob Marley


“Only once in your life, I truly believe, you find someone who can completely turn your world around. You tell them things that you’ve never shared with another soul and they absorb everything you say and actually want to hear more. You share hopes for the future, dreams that will never come true, goals that were never achieved and the many disappointments life has thrown at you. When something wonderful happens, you can’t wait to tell them about it, knowing they will share in your excitement. They are not embarrassed to cry with you when you are hurting or laugh with you when you make a fool of yourself. Never do they hurt your feelings or make you feel like you are not good enough, but rather they build you up and show you the things about yourself that make you special and even beautiful. There is never any pressure, jealousy or competition but only a quiet calmness when they are around. You can be yourself and not worry about what they will think of you because they love you for who you are. The things that seem insignificant to most people such as a note, song or walk become invaluable treasures kept safe in your heart to cherish forever. Memories of your childhood come back and are so clear and vivid it’s like being young again. Colours seem brighter and more brilliant. Laughter seems part of daily life where before it was infrequent or didn’t exist at all. A phone call or two during the day helps to get you through a long day’s work and always brings a smile to your face. In their presence, there’s no need for continuous conversation, but you find you’re quite content in just having them nearby. Things that never interested you before become fascinating because you know they are important to this person who is so special to you. You think of this person on every occasion and in everything you do. Simple things bring them to mind like a pale blue sky, gentle wind or even a storm cloud on the horizon. You open your heart knowing that there’s a chance it may be broken one day and in opening your heart, you experience a love and joy that you never dreamed possible. You find that being vulnerable is the only way to allow your heart to feel true pleasure that’s so real it scares you. You find strength in knowing you have a true friend and possibly a soul mate who will remain loyal to the end. Life seems completely different, exciting and worthwhile. Your only hope and security is in knowing that they are a part of your life.”
― Bob Marley

"Solamente una vez en la vida, creo profundamente, que encuentras alguien que revuelve tu mundo. Le cuentas cosas que nunca has compartido con otra alma y absorben cada cosa que dices e incluso, de hecho, quieren oír más. Compartes esperanzas de futuro, sueños que nunca se harán realidad, metas que nunca conseguirás y todas esas decepciones que la vida te ha lanzado. Cuando algo maravilloso ocurre, no puedes esperar para contarle sobre ello, sabiendo que compartirán tu emoción. No se sienten avergonzados de llorar contigo cuando te sientes herido o reír contigo cuando haces el ridículo. Nunca hieren tus sentimientos o te hacen sentir que no eres lo suficientemente bueno, sino que, por el contrario, te fortalecen y te muestran las cosas de tí mismo que te hacen especial o, incluso, hermoso. Nunca hay presión, celos o competitividad sino sólo una sosegada tranquilidad cuando se encuentran alrededor. Puedes ser tú mismo y no preocuparte sobre lo que pensarán de ti porque te quieren por quien eres. Las cosas que parecen insignificantes a la mayoría de las personas como una nota, una canción o un paseo se vuelven tesoros de incalculable valor que mantener a salvo en tu corazón para apreciar para siempre. Los recuerdos de tu infancia vuelven y son tan claros y vívidos que es como ser joven de nuevo. Los colores parecen más vivos y más brillantes. La risa parece parte de tu vida diaria donde antes era infrecuente o incluso no existía en absoluto. Una llamada de teléfono o dos durante el día te ayuda a atravesar largas jornadas de trabajo y siempre dibujan una sonrisa en tu cara. En su presencia, no hay necesidad de una conversación frecuente, sino que te das cuenta que estás suficientemente feliz sencillamente con tenerlos cerca. Cosas que antes no te interesaban se vuelven fascinantes porque sabes que son importantes para esa persona que es tan especial para ti. Piensas en esa persona en cada ocasión y en todo lo que haces. Las cosas más sencillas los traen a tu mente, tal como un cielo azul pálido, una brisa suave o incluso una nube de tormenta en el horizonte. Abres tu corazón sabiendo que hay una probabilidad de que algún día se rompa y, al abrir tu corazón, experimentas un amor y una felicidad que nunca imaginaste posible. Te das cuenta que ser vulnerable es la única manera de permitir a tu corazón sentir un placer auténtico que es tan real que te da miedo. Encuentras fortaleza en el conocimiento de que tienes un amigo verdadero y posiblemente un alma gemela que permanecerá leal hasta el final. La vida parece completamente diferente, excitante y merece la pena. Tu única esperanza y seguridad consiste en saber que forman parte de tu vida" 
- Bob Marley 


martes, 27 de agosto de 2013

Creo que quiero creerte

No sé si me mientes y te creo porque te quiero creer
o si esto es tan sólo un auto-boicott de mi propia mente.
Tristeza infinita, vuelvo a perder.
Y tú, vuelves a marcharte por centésima vez.

viernes, 23 de agosto de 2013

Si se acaba el mundo

Si se acaba el mundo
ya no habrá mañanas (ni tardes, ni noches)
¿Cómo entonces podré esperar
mi (mensaje de) "Buenos días",
tus "que aproveche",
tus "que descanses"?

domingo, 18 de agosto de 2013

"¿Estás?"

"¿Estás?" - parpadea un mensaje nuevo en la pantalla.
"Estoy, pero sólo de paso" es lo que me apetece contestar.
Pero no me refiero a una red social
ni a un lugar siquiera.
No quiero ser una presencia
al otro lado de la pantalla.
Ni quiero ser un cuerpo
de voluntad anulada.

"¿Estás?" - aún parpadea, verde a intervalos,
y yo, me lanzo con la intención de teclear rápido e insonoramente
"Sí, pero sólo de paso".
Mi mano, sin embargo, dirige la punta de la flecha
a la X que acaba con todo.
"Estoy, pero no quiero quedarme,
no puedo quedarme,
no me quedaré.
Lo siento.
Estoy aquí,
como tantos otros,
sólo de paso.
Pronto,
pronto no estaré
y, mi recuerdo será el recipiente propicio
para la nostalgia".

*El usuario con el que intenta contactar está desconectado*

jueves, 15 de agosto de 2013

Confesiones. A medianoche.

Escribamos. Dejémonos llevar. Demos santa sepultura a los sentimientos que me atormentan desde hace días. Sentimiento de pérdida, sentimiento de frustración. Sentimiento de estar sin ti y de no saber si alguna vez volveré a estarlo.
Me he equivocado, lo reconozco, pero era fácil en tales circunstancias. Y no me refiero por ello a dar excusas viejas y desgastadas o intentar lanzar intentos de "retroempatización". No llevarían a ningún lado y tal actividad sólo consistiría en hacerme y haceros (si es que hay un "os") perder un poco el tiempo.
Ahora que ha llegado y pasado la medianoche, quiero pensar que ha llegado ese momento mágico del día en que da un poco igual lo que digas, mientras sea auténtico y, da igual lo que se refleje aquí, no seré ajusticiada por ello. Vanal resultaría ser juzgada por echarte de menos ¿no crees?
Desde ayer tengo esa sensación en la boca del estómago que me decía que volvería - pronto, muy pronto - a saber de ti. No era para menos. En las últimas horas, todo lo que me había rodeado de manera circunstancial y no-elegida, no había hecho más que dibujarte en mi memoria de esquinas desgastadas, de tanto pasarme los recuerdos de una mano a la otra, en un intento nervioso por sacarle un poco más de jugo.
Y, al día siguiente, ayer, reunir todo el valor para enfrentarme a tu rechazo y que, de alguna manera, aquel, tan evidente, escondiera una esperanza que me diera la paz que necesitaba. Quizás porque a pesar de todo, supe que querías volver a verme. Y entonces, dormir sintiendo que pronto, oiría algo por tu parte, pero esperar las horas que parecían décadas y seguir en la más completa ignorancia: ¿Qué estarías haciendo? ¿trabajarías? ¿dormirías la siesta? ¿te estarías tomando un café en algún chiringuito, junto a la playa?
No lo sé. Pero me dormí, y me dormí sintiéndome bien. O mejor dicho, me quedé adormilada para soñar contigo. Y, cuando hice una pausa en mis sueños para desvestirme y meterme entre las sábanas de esta cama que me pertenece a ratos, volví a soñar contigo. Es algo que supe esta mañana. Soñar contigo. Una y otra... y otra vez. Porque esa siesta a la que me ha empujado más la tristeza que la falta de tareas, ha vuelto a traerte a mi mente.
Es por todo esto, que pensaba... que creía... que... no sé, esperaba tener noticias tuyas hoy. Y no ha sido así, aún no, todavía no me echas de menos. Ni un poquito.
Esperaré a mañana.
Esperaré al viernes.
Quizás deje pasar el fin de semana.
Y, cuando llegue el lunes, marcaré tu número y escucharé tu voz. Quién sabe si aguantaré hasta entonces, a contar cinco días desde hoy. ¿Acaso podré resistir dando pequeñas bocanadas para racionarme el aire que me queda?
He de conseguirlo.
Necesito demostrarte que yo también puedo estar sin ti.

8 de Agosto

miércoles, 14 de agosto de 2013

Ironías y viajes a la luna


La ironía del árbol librería
o de los árboles dibujados en papel
o de las frases literarias talladas en troncos anónimos
es casi tan grande como aquella que suscita la idea
de intentar olvidarte mientras me besas
(aunque sea en mis sueños y tú no lo sepas)
de dejarte ir mientras planeamos viajes a la Luna.
Juntos. Para siempre. Como Laika, tú y yo.
(y mayor ironía que eso último no sea más que una licencia poética:
Para siempre, sí, pero no juntos. Aunque qizás... Con el tiempo... Tú y yo)

23 de Julio

lunes, 12 de agosto de 2013

Pasar página

Yo lo que quiero, lo único que quiero, es coger un bote de typex y borrarte de mi mente.
Cada recuerdo, cada mirada, cada palabra. Todo tú.
Ha llegado el momento de olvidar que un día me importaste.
Aunque a día de hoy, aún me importes.
Aunque a día de hoy, tenga que engañarme a mí misma.

Te echaré de menos.
Espero que no durante demasiado tiempo.
E intuyo que me cortaré con la esquina de esa página...