jueves, 31 de octubre de 2013

Superticiones

Soplar pestañas caídas,
pedir deseos a una estrella fugaz
o a las velas de una tarta de cumpleaños.
Encender velas y dejar que se consuman,
y antes, escribir tu nombre y el mío en ellas.
Nada de eso va a traerte de vuelta
- y lo sé- pero ¿sabes que?
Que no puedo arriesgarme
a desaprovechar la mínima probabilidad estadística
o a colapsar la esperanza que me quede,
arrojándola por la borda.