sábado, 28 de febrero de 2015

El Paracaídas

Al final, da igual cuánto te prepares, cuánto lo dejes correr, cuanto tiempo dejes pasar antes de saltar al vacío. Al final, da igual, va a doler igual. Tus huesos igualmente se romperán en mil añicos, pero dará igual, no te darás cuenta, porque para entonces tu corazón ya habrá parado de latir.
Supongo que eso debe ser tirarte en paracaídas y que el paracaídas no se abra.
Eso he leído, que cuando no se abre, suele darte un infarto y ya no te das cuenta de nada más.
Así que lo preparas todo para saltar, sabiendo que la posibilidad está ahí, pero deseando que no seas tú el porcentaje de esos pocos con tan mala suerte. Pero no puedes dejarlo para siempre, si de verdad, de verdad, de verdad, deseas saltar.
Y saltas.
Y creías que no serías tú, pero sí, ahí está la estadística, la excepción, la minoría, golpeándote la cara (golpeándote, de hecho, cada hueso de tu cuerpo... y deben ser muchos). Ahí está el golpe, la caída, el dolor que no sientes porque ya estás muerto. Aunque entonces te pongas de pie, te sacudas de la ropa el polvo con la mano, te quites el paracaídas y sigas caminando.

domingo, 22 de febrero de 2015

Le Week-End

"- Mira, no soy tan idiota, pero Nick, estaba tan deprimido, me asfixiaba, me moría... Vi a todos los psiquiatras del Upper West Side hasta que por fin di con uno que, por supuesto, me dijo lo que yo quería oír. Y entonces, me liberó. Y una mañana abandoné a mi mujer sin llevarme ni el cepillo de dientes. Una locura total, acabé aquí. Pero entonces decidí volver a hacerlo todo otra vez: amor, matrimonio, hijos, y ahora estoy aquí disfrutando, manteniendo a la Mona Lisa fascinada y ella me adora. No ve mis defectos, aún, pero algún día los verá, en fin... los verá. ¿Soy un valiente o un imbécil?
- ¿Por qué has querido volver a pasar por todo eso?
- Porque soy vanidoso, porque soy ridículamente vanidoso, quiero ser adorado y esperado y escuchado ¿tú no?
- No comparto tu autoengaño
- ¿Por qué autoengaño? ¿En qué me engaño?
- En que abandonando a alguien eres libre..."

Le Week-end

miércoles, 4 de febrero de 2015

10 Capricretos para 2015 :)

1.- Desayunar gofres con nata y chocolate.
2.- Ir al zoo.
3.- Ver la nieve.
4.- Apuntarme a una carrera.
5.- Ver 100 películas.
6.- Leerme 25 libros.
7.- Aprender a hacer sushi.
8.- Ir a un cine de verano.
9.- Vestirme de flamenca.
10.- Arreglarme el tatuaje.

domingo, 1 de febrero de 2015

Mis momentos favoritos contigo (2014)

El Año empezó hace casi un mes y sigue habiendo posts que quería haber escrito hace ya algunos días, pero a veces los vaivenes de la vida no te dejan tiempo para esos ratitos de paz. El punto es que cada año, cuando acaba, cuando comienza, me gusta pensar y elegir los mejores momentos del año anterior. Obviamente, suele ser muy complicado resumir en pocas líneas tantos momentos vividos y, si hay que priorizar, la gran mayoría se quedan fuera y, si en la lista de este año te hubiera incluido, me habría quedado aún menos margen para todo lo demás (porque, en otras palabras, muchos de los mejores momentos de este año han sido contigo).
Así que decidí, sin que sirva de precedente, crear una entrada paralela a esta dedicada a mis momentos favoritos de todos esos (que no son pocos) que hemos vivido juntos. Acabada esta mini-introducción, comenzamos:

Mi cumpleaños. Mi cumpleaños extra.
Tu cumpleaños. Tu cumpleaños sorpresa. Yo con la jaula en el coche. Tú con los ojos cerrados mientras intentaba llegar al Alamillo sin que te dieras cuenta.
Aquella noche en el Corner, bebiendo algo con tus amigos. Tu mirada.
La semana de hospital en que no nos separamos ni un momento. Dormir en el sofá. Estar ahí.
Aquella tarde en que me recogiste y nos fuimos a comer perritos calientes y pizza a IKEA. Recuerdo que compré dos jarroncitos por 0.50 céntimos, que me encantaban, pensando que los llenaría de flores secas de colores alegres.
Aquel día de Alamillo con toallas de playa y rayos de sol.
La barbacoa de hamburguesas de buey en casa de Migue. Y los juegos de mesa. 
La barbacoa de hamburguesas de buey en casa de Sund. Y el perrito mordiéndome los pies.
Aquel día de playa en que no nos bañamos porque hacía demasiado viento. Pero nos hartamos de comer helados y no paramos de reír.
El día de mi tatuaje, en que me acompañaste recién acabados de comer. Ambos paseando con sendos Monster a cuestas y un ataque de nervios extra para mí.
Cada una de las noches que hablábamos por teléfono antes de dormirme a las 10 porque tenía que levantarme a las 6.30 para ir a coger aceitunas. La ilusión de reencontrarnos el primer fin de semana que volví de Estepa. La cena en el Asador. 
Que al día siguiente vinieras a verme y nos pasaramos las horas al sol en el parque de detrás de casa.
El primer fin de semana que viniste a verme a Estepa. Que me esperaras con la comida hecha al volver del trabajo. La Feria Medieval. La tormenta a la vuelta. Que me quedara dormida viendo "Her".
Aquella noche de Agosto por Triana y aquel bar. 
Nuestro primer día de Navidad y la barbacoa en familia.
Nuestro baile y nuestras uvas el 31 de diciembre.
Nuestro paseo por Sevilla para ver el espectáculo de luz en la fachada del Ayuntamiento. Nuestras fotos juntos.
Aquel día de playa en el que no nos bañamos porque hacía frío. Pero comimos todo el helado del mundo y no paramos de reír.
La maratón de cine y la pizza que fuiste a buscar solo.
Y entonces, está cuando te intentaste colar en mi coche por la ventanilla del conductor, cuando me "robaste" un zumo en aquella campaña de donación de sangre, cuando desayunamos palmeras frente a "las lucecitas" justo antes de salir yo hacia Estepa, cuando fuimos a ver los fuegos artificiales en la Feria, cuando apareciste por sorpresa en el INEM mientras yo esperaba mi turno, cuando, tras regresar mi primer fin de semana de Estepa te habías pelado (después de aquella fiebre tuya de dejarte los pelos largos para hacerte trenzas), los miércoles de cine.

El japonés, el mejicano, el Papasá, el McDonald, el Telepizza, el Quini, la Choza, el chino de Ciudad Expo, Pizza Hut, los Pacos, el Burger King, el buffet libre chino, hermanos Morales, los cacahuetes, el Asador de Bormujos y el bar de carretera donde desayunamos a la vuelta de Cádiz.
Y la placita y las lucecitas y el mirador y nuestro sofá en Origen.
Y Sanlúcar y Pinomontano y Huelva y Estepa y Cádiz.
Y 2013. Y 2014. Y 2015.
Y tú. Y yo.