domingo, 13 de septiembre de 2015

Películas Febrero - Agosto

Febrero:
1.- El Crítico (2013)
2.- Paranormal Activity: los señalados (Paranormal Activity: The Marked Ones, 2014).
3.- Mindscape (2013)
4.- El médico (The Physician, 2013)
5.- Le week-end (2013)
6.- El único superviviente (Lone Survivor, 2013)
7.- Birdman o (La Inesperada Virtud de la Ignorancia) (Birdman: Or (The Unexpected Virtue of Ignorance, 2014)
8.- Sobran las palabras (Enough Said, 2013).
9.- El Postre de la Alegría (Paulette, 2012).
10.- Olvídate de Mí (Eternal Sunshine of the Spotless Mind, 2004)
11.- OldBoy (2013).
12.- Para Elisa (2012).
13.- La Cueva (2014).
14.- La Isla Mínima (2014).
15.- Kauwboy (2012).
16.- Some Velvet Morning (2013)
17.- 200 Cartas (2013).
18.- Los Juegos del Hambre (The Hunger Games, 2012).

Marzo:
1.- The Spectacular Now (2013)
2.- Quién Mató a Bambi (2013)
3.- Todos Están Muertos (2014)
4.- Dos tontos todavía mas tontos (Dumb and Dumber to, 2014)
5.- El hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos (The Hobbit: the Battle of the Five Armies, 2014)
6.- Banderas de nuestros padres (Flags of Our Fathers, 2006)
7.- Her (R, 2013)
8.- La Vida Ante Sus Ojos (The Life Before Her Eyes, 2007)
9.- Las dos caras de enero (The Two Faces of January, 2014)
10.- Ida (2013)
11.- Los Misterios de Pittsburgh (The Mysteries of Pittsburgh, 2008)
12.- Presentimientos (2013)
13.- La Cena de los Idiotas (Le Diner de Cons, 1998)
14.- El Laberinto del Fauno (2006)
15.- La Casa Muda (2010)
16.- Quiéreme si te atreves (2003)
17.- La Vida de Pi (Life of Pi, 2012)
18.- El Francotirador (American Sniper, 2014)
19.- El Intercambio (Changeling, 2008)
20.- Begin Again (2013)

Abril:
1.- Los Miserables (Les Misérables, 2012)
2.- La Batalla del Año (Battle of The Year, 2013)
3.- Enemy (2013)
4.- El Corredor del Laberinto (The Maze Runner, 2014)
5.- La Redada (La Rafle, 2010)
6.- Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013)
7.- El Llanero Solitario (The Lone Ranger, 2013)
8.- El Señor de la Guerra (Lord of War, 2005)
9.- Guerra Mundial Z (World War Z, 2013)
10.- El Niño (2014)
11.- La Dama de Hierro (The Iron Lady, 2011)
12.- Dom Hemingway (2013)
13.- Somos Gente Honrada (2013)
14.- Expediente Warren (The Conjuring, 2013)
15.- Ismael (2013)
16.- Mejor otro día (A Long Way Down, 2014)
17.- La Habitación del Pánico (Panic Room, 2002)

Mayo:
1.- Vengadores: La Era de Ultrón (Avengers: Age of Ultron, 2015)
2.- El Maestro del Agua (The Water Diviner, 2014)
3.- El Viaje Más Largo (The Longest Ride, 2015)
4.- El Caballero Oscuro: la Leyenda Renace (The Dark Knight Rises, 2012)

Junio:
1.- 2 francos, 40 pesetas (2014)
2.- Cómo acabar sin tu jefe, 2 (Horrible Bosses 2, 2014)
3.- Mi vecino Totoro (Tonari no Totoro, 1988)
4.- Relatos Salvajes (2014)
5.- The Babadook (2014)
6.- Ouija.
7.- Open Windows (2014)
8.- ¿Qué hacemos con Maisie? (What Maisie Knew, 2012)
9.- Musarañas (2014)

Julio:
1.- Alone in the Dark - The Passengers
2.- Adivina Quién (Guess Who, 2005)
3.- After The Dark (2013)
4.- Metro Manila (2013)
5.- American History X (1998)
6.- Stoker (2013)
7.- Musarañas (2014)
8.- Take Shelter (2011)
9.- No Conoces a Jack (You Don't Know Jack, 2010)
10.- Frozen: El Reino del Hielo (Frozen, 2013)
11.- Stalingrado (Stalingrad, 2013)
12.- Del Revés (Inside Out, 2015)
13.- Verano en Febrero (Summer In February, 2013)
14.- Sólo Dios Perdona (Only God Forgives, 2013)
15.- La Voz Dormida (2011)

Agosto:
1.- Asuntos de Familia (City Island, 2009)
2.- Una Familia de Tokio (Tôkyô Kazoku, 2013)
3.- Jurassic World (2015)
4.- Cadena Perpetua (The Shawshank Redemption, 1994).



Deberes para Septiembre

De pequeña, cada verano sin faltar ninguno, teníamos mi hermana y yo, unos cuadernillos Santillana, cuadernillos de repaso, cuadernillos Rubio y otras tantas variantes, para refrescar, no olvidar, agilizar la mente y prepararnos para el nuevo curso sin que tres meses de playa, vacaciones, abuelos y piscina nos hicieran dormirnos en los laureles.

Y yo, después de un letargo de varios años, de haber dormido en laureles, parras, árboles frutales y jardines de más diverso ámbito, comienzo clases -después de tantos años- en 57  menos de 48 horas (unas 36 aproximadamente, para ser exactos).

El elegido ha sido esta vez el ciclo formativo de grado superior "Administración y Finanzas". Y no, no estoy de broma. Por lo que a mí respecta, mis pasiones han sido relegadas al segundo plano que se convierte en el primero y principal en cuanto cumpla mis obligaciones (estudiantiles o laborales), y he enfocado mis energías en buscar una solución de origen práctico al problema del desempleo y de manera objetiva y racional, me parece la mejor opción con diferencia. Que será probablemente un peñazo, es algo de lo que no me cabe duda, a pesar de que me sugiere mil preguntas a las que no obtendré respuesta hasta entonces. Pero qué puedo decir, si tengo que pasar 18 meses de calvario para conseguir trabajo, al menos, será un calvario programado, con punto y final, algo de 'sufrimiento racional' limitado.

Aún necesito hacerme a la idea de lo que probablemente sea uno de los cambios más drásticos de mi vida, pues no sólo es completamente diferente a lo que siempre he querido ser y hacer sino que además, no se parece en nada a nada de lo que he hecho hasta ahora y eso me suscita nerviosismo, incertidumbre, cierta emoción ante lo desconocido y alegría de poner el tren en marcha otra vez. Me guste el papeleo (palabra que sólo me entusiasma si la relaciono con material escolar) o no me guste, es algo que comienzo con el único objetivo de acabarlo, sin dejarlo, ni rendirme, ni desistir, ni intentar cambios de salvamento en último momento.

Y yo me pregunto ¿cómo será eso de volver al instituto de nuevo? Que hace más de una década que no utilizo esas mesas verdes para llenarlas de estuche, cuadernos y colores. ¿Qué tipo de gente tendré como compañeros de clase durante los próximos dos cursos? ¿Me costará trabajo? ¿Me acabará gustando? ¿Cómo será eso de cambiar los cuatrimestres por los trimestres? ¿Alegrarme porque un profe no ha venido y tenemos, de pronto, una hora completa para salir al sol? Y preparar la mochila, exámenes, deberes y algo para picar en el recreo. Qué ilusión pensar que pudiera parecerse lo más mínimo a los dos años que pasé en bachillerato :)
(Y que miedo que pueda no parecerse en nada).

Así que comenzando la cuenta atrás para poner en práctica una decisión que probablemente ha cambiado mi vida a un plazo-largo-no-tan-largo, con un volcán de sensaciones mezcladas y confusas que no logro descifrar, me despido por hoy.

Os iré contando las idas y venidas de esa filóloga pronta a ser administrativa con idiomas.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Pequeñas Cosas

Me gustan las pequeñas cosas, que a la vez son muy grandes, o a mí me lo parecen aunque nadie más sepa verlo. Me gusta por ejemplo el líquido del flash que queda cuando ya te has comido lo que se resistió a derretirse a priori. Me gusta el sabor que se te queda en los labios después de nadar en el mar (aunque escuezan los ojos porque sigo insistiendo en abrirlos bajo el agua). Me gustan los mensajes de buenos días y de buenas noches. Me gustan los lápices de colores (y confieso que mi cuaderno de colorear). Me gustan las bolsitas transparentes de chuches, cerradas con un nudo. Me gusta sentarme en un parque a ver el atardecer y, a menudo, balancearme en un columpio (y eso sí que es irresistible). Me gusta encontrar viejos tickets de lugares que me hicieron feliz (un ticket de avión, de un día de cine, de un regalo especial). Me ilusionan las estrellas fugaces y mirar sin parpadear un cielo estrellado o una ciudad llena de luces. Y siempre me saca una sonrisa una sorpresa, aunque sea una nota encontrada sin querer en el bolso. Me gusta el helado de nata con galletas y hacer galletas caseras. Me gusta soplar las velas en la tarta de cumpleaños. Me gusta el sonido del chisporrotear de una candela. Me gusta el arroz con leche y las torrijas y las croquetas caseras (sobre todo cuando son inesperadas). Me gustan mis inseparables (aunque nunca, ninguno, como Zoe) y el ronroneo de un gato feliz saciado de caricias. Me gustan los labios y las uñas rojas. Me gustan las cuentas atrás para los días especiales. Me gustan las listas de cosas que hacer. Me gusta dar de comer a las palomas. Me gusta regalar pulseras de hilo. Me gusta (me chifla) ir a comprar material escolar. 

Y aunque mucha gente me considere infantil, yo me niego a que lo que queda de la niña que fui, acabe creciendo como lo hizo el resto de mí. Me niego, porque he conseguido mantener intacta la ilusión de comer patatas fritas "Los Rosales" en la playa o la noche de reyes o abrir un regalo o comprarme un vestido que me gusta. Porque pude trasladar la felicidad de esa niña que fui a cada año de mi vida y, porque yo nací en los 80's, pero una parte de mí, congelada, por esa mezcla de carácter y/o elección propia (porque siempre me resistiré a renunciar a la parte más pura de mi carácter, la que me ha ofrecido la mayor parte de los ratitos felices de mi vida) va a llegar niña a la tercera edad.

No me importa.
Aquellos que no entienden esta perpetuación de lo que fui, de lo que ellos mismos fueron un día, probablemente no conocerán jamás la ilusión de una manzana de caramelo, de una carta escrita a mano o de un paquetito de pegatinas. Y qué triste debe ser enterrar dentro a esa personita de ojos abiertos como platos con cada sorpresa, que ríe con los ojos y a veces, a menudo, se equivoca en este mundo tan adulto.


domingo, 6 de septiembre de 2015

Una cucharilla


La figurita del Roscón de Reyes de Diciembre de 2013.
La tapa de cartón de un bote de mantequilla de cacahuete.
Tres pendientes para la nariz.
Un par de perlas.
Un par de pendientes dorados con un brillante turquesa.
Una foto carnet.
Tickets de Mercadona.
Un carnet caducado.
La tarjeta de contacto del japonés de la calle Salado.
Primitivas.
El envoltorio de un conejo de chocolate de Pascua.
Agenda 2015 del Donante de Sangre.
Envoltorios de mariquitas de chocolate.
Una cucharilla.
Un rotulador turquesa que nunca más usé.
Una cajita de cartón llena con tapas de botellines de cerveza, una cinta amarilla, una pulsera de hilo en cuatro colores.
Cuatro dedicatorias para cuatro regalos de cumpleaños.
Un pendrive lleno de fotos y cartas.
Un marcapáginas dedicado.
Pulseras de colorines rotas.
Tarjetitas dedicadas.
Un mechón de cabello.
Un clip lila con forma de pie.
La pegatina caducada de la ITV.

Mi caja de tesoros está llena de tesoros.
Y cada uno de ellos es un pequeño corte de mangas al tiempo.
Porque mis recuerdos son mi Delorean.
Y contra eso, ni la arena de todos los relojes del mundo, cariño.