lunes, 26 de diciembre de 2016

Destiny

he dejado de creer en casi todo lo que un día me hizo feliz,
creo que por eso es el mejor momento para comenzar a creer en mí...
Cambios, giros, planes, cuentas atrás.
Es cuestión de comenzar a planear...

Because...


Feliz Navidad



sábado, 26 de noviembre de 2016

Barrer el odio

Yo no quería que te arrastraras.
Sólo quería que demostraras.
Menos palabras y más acciones.
Quizás eso habría barrido un poco el odio.

Pd: espero que esta vez, sí.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Y dudé

Me duele(s).
Y/Pero este dolor  es sólo mío.
Me juré a  mí misma  que ante la siguiente mentira,  ya no habría vuelta atrás.
Y esa  ha sido tu manía favorita este fin de semana.
No volverás a saber de mí.
No volveré a  escribir de ti.
Retomo mi hábito y  me alejo de lo injusto.
Prefiero que las carcajadas resuenen a mi espalda que en mi cara, porque en cada bocanada de aire, escupes sal.

Dudé.
Deseé poder creerte.
Menos mal que no.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

"Me duele no besarte desde que no te beso" - Mónica Gae

Cómo no ponerme los pelos de punta,
si dice todo lo que siempre quise escuchar en labios ajenos.
Pero, por desgracia, no escribí ninguna carta hace un año.

sábado, 5 de noviembre de 2016

Volver a sentir


Dudo

Me pides un café,
y dudo
dudo
dudo
dudo
dudo incluso antes de que me lo pidieras hoy,
dudo desde hace días,
dudo y me contengo de escribir
de mostrar
de publicar.
Dudo
y me pides un café
y te digo que no
porque sé que es lo mejor.
Dudo
dudo
dudo
y qué bien que me des motivos
para tener tan claro
que tomar un café contigo
sería
el peor error
de todo el mes de noviembre,
de todo lo que queda de año.

martes, 1 de noviembre de 2016

Peliculas de agosto, septiembre, octubre


Agosto
1.- El atlas de las nubes (Cloud Atlas, 2012).
2.- Los miércoles no existen (2015).
3.- Asylum: el experimento (Stoneheart Asylum [Eliza Graves], 2014).
4.- El Juego de Ripley (Ripley's Game, 2002).
5.- El Gran Gatsby (The Great Gatsby, 2013).
6.- Caperucita Roja: ¿A quién tienes miedo? (Red Hiding Hood, 2011).

Septiembre
1.- El novio de mi madre (I Could Never Be Your Woman, 2006).
2.- Un día perfecto (A Perfect Day, 2015).
3.- El alucinante mundo de Norman (ParaNorman, 2012).
4.- Vicky Cristina Barcelona (2008).
5.- Al encuentro de Mr. Banks (Saving Mr. Banks, 2013).

Octubre
1.- Toc toc (Knock, knock, 2015).
2.- El rey de la Habana (2015).
3.- El cadáver de Anna Fritz (2015).
4.- Rams: El Valle de los Carneros (Hrútar, Rams, 2015).
5.- La entidad (2015).
6.- Anarchy: la noche de las bestias (The Purge: Anarchy (The Purge, 2), 2014).
7.- The atticus institute (2015).
8.- El cuento de los cuentos (Il Racconto dei Racconti, 2015).
9.- The imitation game: descifrando enigma (the Imitation Game, 2014).
10.- Grandma (2015).
11.- Desconexión (Disconnect, 2012).
12.- El reino de Dunark (Skammerens datte, 2015).
13.- Parkland (2013).
14.- Matar a Lincoln (Killing Lincoln, 2013).
15.- Área 51 (2015).
16.- El Coro (Boychoir, 2014).
17.- El Viaje de Arlo (The Good Dinosaur, 2015).
18.- Frank y Cindy (Frank and Cindy, 2015)
19.- Palmeras en la Nieve (2015).
20.- Kamikaze (2014).
21.- Regresión (Regression, 2015).
22.- La Bruja (The Witch, 2015).
23.- Sinister 2 (2015).
24.- Los Mundos de Coraline (Coraline, 2009).
25.- Victor Frankestein (2015).
26.- Amor y Otras Drogas (Love and Other Drugs, 2010).
27.- Ella es el chico.


lunes, 31 de octubre de 2016

"La Historia de los Amores Imparables" - Marwan


Poemas que, escuchados por primera vez, te ponen los pelos de punta.
Poemas que, escuchados por segunda vez, además, te van tocando botones por dentro, te van produciendo escalofríos y saltando sobre interruptores que hacen recordar que hay una habitación a oscuras dentro, muy dentro de ti, llamada Olvido, donde guardas todo aquello que no puedes olvidar.



viernes, 28 de octubre de 2016

domingo, 23 de octubre de 2016

Culpa mía

Desde el principio supe
que lo nuestro no iba a ser para siempre.
Y quería equivocarme,
créeme que luché por estar equivocada,
y que fueras tú,
el final de todas mis f(r)ases.
Supongo que debí contar hasta diez
antes de creer tu primer 'te quiero',
que tan sólo fue la mentira preámbulo
a las tantas miles que le siguieron.
Y yo, que sólo quería ver cómo
se te iba llenando de arrugas la piel,
y tomarte de la mano
y que no hubiera más manos
después de la tuya,
yo, tan sólo yo, caí abatida
por mi propia estupidez.
Porque los chicos como tú nunca cambian, cariño.
porque los chicos como tú creen que lo merecen todo.
Porque los chicos como tú no están hechos para los "para siempre".

Culpa mía contigo, por pensar que sería diferente.
Culpa mía, por pensar que dependía de mí.
Por y para siempre, culpa mía contigo.

viernes, 21 de octubre de 2016

Contratos verbales

No puedo.
No quiero poder,
no quiero poder querer.
No lo entiendes?
Nada es nada.
Hay contratos verbales
que no se pueden deshacer.
Y ventas de alma al diablo
que son para siempre.


miércoles, 19 de octubre de 2016

Schödinger


Tu cuerpo es como el gato de Schödinger.
Dentro de él, me pregunto,
si tu corazón está vivo o muerto.


viernes, 14 de octubre de 2016

Chupito de Tequila

Qué pena que tu arrepentimiento llegue tan tarde,
qué pena que te des cuenta de mi valor tan tarde,
y qué pena.
O qué suerte.
Porque tu ausencia me enseñó a vivir sin ti,
porque tu indiferencia arrojó mil puñados de sal
sobre las heridas
y tuvo el mismo efecto que el limón justo después
de un chupito de tequila.

jueves, 13 de octubre de 2016

Rastro

Los besos en la frente son sagrados,
así que, si no te vas a quedar a mi lado,
borraré todo rastro en mí de ti.

lunes, 10 de octubre de 2016

Quiero Verte

Quise gritarle "no te vayas"
y me mordí la lengua con tantas ganas
que de ella cayó, goteando, un "quiero verte".

Pasado

Supe que había dejado de perseguir el pasado
en el momento en que me di cuenta
que, cuando le besaba, sólo le besaba a él.

lunes, 26 de septiembre de 2016

martes, 20 de septiembre de 2016

martes, 9 de agosto de 2016

Sushi

Y a este rollito especial que tenemos,
Con los ingredientes aun crudos y por probar
Le llamaré sushi.
Y qué hambre me das.

domingo, 31 de julio de 2016

De menos

Te echo terriblemente de menos
Y me odio por ello.
Me echo de menos
Y te odio por ello.

Películas julio

1.- una pastelería en Tokio (An, 2015)
2.- Perdida (Gone Girl, 2014).
3.- Noche en el Museo: el Secreto del Faraón (Night at the Museum: Secret of the Tomb, 2014)
4.- La Novia (2015)
5.- The Artist (2011).
6.- El Rey León 3 (The Lion King 1 1/2).
7.- Venganza (Taken, 2008).
8.- La Hija de Dios (Exposed, 2016).
9.- Las Aventuras de Tadeo Jones (2012).
10.- El Velo (The Veil, 2012).
11.- El Séptimo Hijo (Seventh Son, 2014).
12.- Boyhood: Momentos de una Vida (Boyhood, 2014).
13.- The Purge: La Noche de las Bestias (The Purge, 2013)
14.- El Nuevo Exótico Hotel Marigold (The Second Best Exotic Hotel Marigold, 2015)
15.- ¡Rompe Ralph! (Wreck-It Ralph, 2012).
16.- El atlas de las nubes (Cloud Atlas, 2012).

sábado, 30 de julio de 2016

A tientas

Doy pellizcos en el alma
porque no sé silbar.
Porque voy a tientas
dando palos de ciego
con mis labios cosidos.
Y tengo un buzón abierto
que espera canciones
que no llegarán.

Desahucio

Yo sólo quería alguien
a quien poder llamar Hogar.

Pd: también de un corazón te pueden desahuciar.

jueves, 28 de julio de 2016

miércoles, 27 de julio de 2016

miércoles, 20 de julio de 2016

Y escribe

Cuando tengas ganas de llorar, coge un boli y escribe.
Escribe que ayer fue el cumpleaños más triste de tu historia.
Y di que, mientras te da el sol en las mejillas, si cierras los ojos
puedes ver la osa mayor. Y escribe.
Y deja de pensar que siempre hay algo más, deja de esperar.
Deja de creer que habrá más cumpleaños como aquel
y escribe, que no hubo tarta ni velas ni la oportunidad de pedir deseos.
Cuando tengas ganas de llorar, coge un boli y escribe.
Y luego, llora, respira hondo y sigue.

lunes, 18 de julio de 2016

Voy a cumplir 33.-

Voy a cumplir 33.
Y nunca imaginé que sería así.
Y ahora que son más de las 11 y el día está a punto de acabar, ahora que anochece tarde y la luz del cielo intenta pillarnos desprevenidos, apago la tele, quito la música y escribo en el silencio casi absoluto de la noche.
Disfruto del silencio, de la subestimada soledad que me ayuda a pensar. E invierto mis minutos, estos minutos, en pensar que casi cumplo 33, que apenas me quedan 20 horas y que todo está cambiando. Cambia tan rápido que no me da tiempo a pararme a pensar y sólo me queda disfrutarlo.
Y casi cumplo 33. Y sé que no se puede tener todo en la vida, pero de todo lo que podría tener, tengo casi todo lo que necesito para ser feliz. Y cada vez que lo pienso, sonrío.

Voy a cumplir 33. Y tengo casi todo lo que necesito para ser feliz.
Por una vez.


domingo, 17 de julio de 2016

33 Razones Para Ser Feliz.-

· Mi bichito verde, que ya está arreglado.
· Mi trabajo nuevo, donde ya llevo dos semanas.
· Gustarme lo que veo en el espejo. Por fin.
· La nueva casa. Y lo que representa.
· Mi familia. Toda ella.
· Mi cumple. En 48 horas.
· Verano con piscina.
· Mis aliños.
· La gente que estoy conociendo en el trabajo.
· Empezar, en dos meses, el segundo año del Ciclo.
· Estar mejorando MUCHO mi nivel de inglés.
· Quedarme sola en casa unos días.
· Mis regalazos de cumple.
· Esa placentera sensación de equilibrio interior.
· El destierro de mi zona de confort.
· Esa ilusión que sé ponerle a las cosas que me importan.
· La seguridad de ser capaz de todo. Pero todo, todo.
· La ilusión de esas pequeñas cosas (como llevar chuches al trabajo el martes).
· Haber encontrado al tatuador que me arregle el desastre.
· Haber utilizado la mudanza para dejar atrás morralla material.
· Mi nueva amiga.
· Los planes que vienen.
· Mis cereales con arándanos y plátano.
· Mi cuenta de instagram (mi pequeño universo de color).
· Mi nueva habitación. Mi nuevo baño.
· Mi portátil (viejete, pero funcionando).
· Una conciencia limpia.
· Un cuerpo sano.
· Mis recuerdos. Mis lecciones.
· La catarsis que me proporciona escribir. Este blog y sus casi 1.000 entradas.
· Esas personas que, estando más o estando menos, están.
· Todo lo bueno que queda por venir.
· Yo.






sábado, 16 de julio de 2016

Y, al final, lo entendí.-

Después del alboroto, de los pedazos, de los puntos que al tocar dolían (aunque a veces, fueran sólo rozados con palabras), lo entendí. Entendí que quien te quiere, te busca, siempre, sin excusas ni promesas que se lleva el viento o se olvidan con el tiempo, y te busca mientras te vas y no cuando ya te ha perdido. Después de este tiempo, entendí que el amor iba de hacer y no de contar, porque cualquiera puede hablar, pero llevarlo a cabo, mover algo por dentro, eso es lo complicado. Después de todo entendí que tenía que haber algo más, ese algo que te revuelve la vida y hace que todo merezca la pena, me niego a creer que esto es todo de lo que todos hablan. Después de todo, entendí que quiero a alguien que firme conmigo cada hoja del libro y no que aparezca en capítulos intermitentes, y cuyas hojas me cortan las yemas de los dedos al pasarlas. Después de tanta lucha, lo entendí. Y me di cuenta que el amor era intentar hacer feliz y evitar daño y no al revés y que la lucha ha de ser contra aquello que hacemos mal y no contra aquellos que nos hacen bien. Porque sino ¿qué sentido tiene?

Cuando esa bombilla por fin decidió encenderse y cuando, por fin, lo entendí todo, comencé a alegrarme por la luz y a acercarme a ella, en lugar de seguir arrinconándome en la inercia de la oscuridad. Ya no quiero más dolor, ya no quiero más dolores de cabeza por pasearme descalza entre recuerdos día y noche. Ya no quiero más de todo esto. Ahora que casi cumplo años, prefiero entrar en los 33 con un corazón roto en mil pedazos pero limpio del veneno del rencor. Prefiero ser una chica llena de cicatrices que sobrevivió a ellas, que una chica con las heridas constantemente sangrando.


martes, 21 de junio de 2016

Astillas

Lo malo de los corazones rotos
Es que dejan clavadas astillas
Incluso después de recomponerse.-

viernes, 17 de junio de 2016

miércoles, 15 de junio de 2016

Crudilentes

A veces ocurre que, de pronto, todo cambia. Comienzas a ver las cosas desde ese punto de vista, desde ese ángulo difícil que apenas usas, porque es incómodo, porque hay que hacer malabarismos para llegar, porque no está al alcance, ni en la zona de confort o, sencilla y simplemente, porque no quieres. Pero a veces ocurre que esa parte curiosa y valiente de uno mismo gana la batalla durante un instante y te acercas a las lentes que te muestran esa realidad que te resistes a ver, esa realidad que muestra que si tienes que luchar tanto por ello, que si aún haciendo todo lo que está en tu mano e incluso mucho más allá, aún no parece suficiente, entonces no es lo que necesitas, ni lo que deberías querer, ni aquello por lo que seguir luchando hasta el agotamiento. Porque el resultado de esa lucha nunca sería genuina, ni justa, ni real.
Ese punto de vista incómodo al que asomarnos (aunque no queramos) son las crudilentes, gafas de realidad ajustadas a los hechos objetivos que insistimos en no ver, cerrando los ojos con tanta fuerza que duelen los párpados. Así que te asomas y miras por ellas, y ves, y entiendes y respiras hondo y te levantas, te sacudes el polvo de la ropa, te atas los cordones que te hacen caer y sigues adelante, pasito a paso y lentamente, como si estuvieras de nuevo aprendiendo a andar. Y duele, pero es un dolor que encierra el consuelo de rendirse, el consuelo de aceptar por fin la realidad. 

"El aleteo de la mariposa y su efecto, apagando llamas para arder en otros fuegos."

martes, 14 de junio de 2016

"Cómo Hacer Que Vuelvas" - Marwan

El Verano del 33

El Curso... Ese curso.
Recogida de notas. Matrículas.
Cuatro exámenes. Y lo que viene después.
Volver a casa a las 6.
Levantarme a las 6. A las 8. A las 10.
Playa. Risas. Bocatas. Castillos de arena.
Conciertos. Recitales de poesía.
Cines de verano.
La noche de San Juan. Hogueras.
Pelarme. Teñirme. Renovarme.
Tatuajes para completar.
Nuevos tatuajes. Escondites.
Tardes de compras. Y McDonald's.
Noches de verano. Fiestas en la piscina.
Galletas de avena, plátano y chocolate.
Despedidas de 24 años. Mudanzas.
Nuevos comienzos. Y muchas cajas.
Y tanto por estrenar.
Camiseta de cactus que aún no llegan.
Experimentos.
Poesía. Letras. Colores.
Mi cumpleaños.
Y una tarta. Y velas. Y deseos.
...Y promesas...



lunes, 13 de junio de 2016

jueves, 9 de junio de 2016

"Y tú, ¿qué edad tienes?" - Enric Sánchez

"Lo importante no es cuántos años tenemos, sino en cuántos de ellos hemos vivido.
De las preguntas más absurdas que nos pueden hacer en la vida es qué edad tenemos. Porque no nos da ninguna pista de a quién tenemos delante. Yo, la verdad, es que no lo sé. Ni me importa. Porque lo importante no es cuántos años tenemos, sino en cuántos de ellos hemos vivido.

Yo prefiero decir que tengo 42 miradas en el metro que me han hecho sonreír. Tengo 2 “te quiero” suicidas que dije sabiendo que quien tenía delante no me quería a mí. También tengo 14 abrazos inolvidables, 3 de ellos irrepetibles porque quien me los dio ya no está. Tengo unos 35 “lo siento” de los cuales 8 jamás me perdonaron. Tengo 6 noches de hospital al lado de alguien que me importaba y 7 madrugadas pensando en una persona a quien no le importaba yo. Tengo unos 5.200 besos, pero solo me acuerdo de 6. Tengo 4 veranos que fueron infinitos y 3 inviernos demasiado fríos. Y solos. Y tristes.
Tengo 25 noches sin dormir y algunas lágrimas gastadas en cosas que no importaban. También tengo 4 lágrimas muy amargas invertidas en algo que merecía llorar durante años. Tengo 150 carcajadas de esas que hacen que te falte el aire y 10 sonrisas por compromiso. Tengo 9 deseos de infancia que se dan de hostias con las promesas que nunca cumplí. Tengo 3 consejos recibidos que entendí mucho tiempo después. Tengo unas 12 camas donde me acosté sin querer estar y 4 donde hubiera matado por despertar. Tengo 5 errores que volvería a cometer y 2 de los que me arrepiento mucho, aunque solo un poco. Tengo miles de cenas, pero pocas como aquellas 3. Y tengo 43 escalofríos que me han recorrido el cuerpo entero. 120 conciertos, 350 películas… Y no soy capaz de contar las canciones. Tengo 31 tardes comiendo pipas en un parque viendo la vida pasar con mis amigos. Y 500 tardes más recordándolas unos años después. Tengo 5 adioses. En 2 de ellos nunca quise despedirme en realidad. Tengo tantas cosas por decir que nunca diré y tantas que me tendría que haber callado…

Para quién quiera saberlo, esa es mi edad.
Y no tengo ni puta idea de en cuántos años cabe eso."
(http://www.voces.me/y-tu-que-edad-tienes-enric-sanchez/)

domingo, 5 de junio de 2016

Funámbula


Por todas aquellas noches funambulando* para no caer...
sin saber que para avanzar, necesitaba tocar el suelo,
sin saber que para volar, el equilibrio no era suficiente.



sábado, 4 de junio de 2016

Adiós.-

La vida es esto: ese ser incontrolable, a veces manso, a veces salvaje, oscuro o lleno de luz, o todo a la vez, como las caras de un mismo dado. Y suele pasar que no podemos elegir sobre qué lado, sobre qué cara caerá. Y es así. Cuesta darse cuenta, pero es así. Y cuando entendemos que hay cosas incontrolables que no dependen de nosotros, todo se vuelve un poquito menos doloroso. Cuando entendemos que no todo lo que nos ocurre depende de nosotros, entonces todo es mucho más fácil. Porque de nosotros sólo dependen nuestras acciones, nuestros pensamientos y nuestro comportamiento con los demás, pero no a la inversa.

Hay decisiones que duelen. Esta, por ejemplo. Pero que duela no quiere decir que sea errónea. A veces, para volar, hay que saltar desde lo alto del precipicio. A veces, para ser mariposa, hay que romper la crisálida. A veces, para dejar de sufrir, sólo hay que aceptar el cambio y rendirse.

Es hora de desinfectar y cerrar heridas, aceptar las cicatrices y seguir adelante. Es hora de dejar atrás. Es hora de reencontrarme.

Adiós.
Hasta siempre.

domingo, 29 de mayo de 2016

29

29 del mes 29.
Casi 1000 días.
Un tatuaje * siempre.
Domingo sin Sanlúcar.
Tanto que contar.
Sueños que dan paz,
aun sabiéndolos caducos.

Día 29 del mes 29.
Casi.

Cambios

Son las 20.40 de una tarde de casi verano, en que las noches llegan tarde y el sol remolonea destellando hasta que no le queda más remedio que marcharse. Y justo ahora, con ese poquito de sol que aún entra por mi ventana, espero la noche de un día raro, de una semana rara, de un mes para olvidar.
Apenas me quedan un puñado de noches en el bolsillo en esta casa, apenas varios almuerzos y litros de limonada. Y sé que todo está cambiando. Sé que ya nada va a ser como era, porque yo misma estoy cambiando, porque mi zona de confort se me quedó pequeña cuando en su interior encontré todo aquello que me hacía daño.
Así que empiezo a caminar lentamente por la orilla y me atrevo a dar varios pasitos tímidos fuera hacia el exterior, porque todo está cambiando, porque depende de mí, porque quiero alejarme de esa zona donde no todos los recuerdos son buenos.
Si cierro los ojos, de noche puedo recorrer desde mi habitación al baño o la cocina, esquivando los muebles que ya no están. Pero es la inercia de la costumbre, de tantos años, de varias décadas. Sé que si dejo caer un libro sobre la "mesa de siempre" caerá al suelo, porque aparte de lo que aún necesitamos a diario (un aseo, una cocina, una cama), lo demás va desapareciendo poquito a poco, cambiando su localización, cambiándolo todo.
Y la mudanza y los cambios (a tantos niveles, que no describiré aquí, a la vista de tantos ojos desconocidos) están remodelando con cincel el mármol duro de las costumbres ya asentadas. Ha llegado el momento del cambio y sé exactamente cómo quiero celebrarlo. Y es que soy una persona nueva, o una persona en cambio, al menos, y estoy cambiando la manera en que siento, cómo siento y cómo paso las horas, en qué pienso, y qué hago y no sólo el curso está a punto de finalizar, no sólo estoy a punto de mudarme, no sólo hay mil metas nuevas en mi vida, no sólo intento (y sólo intento, porque a ratos me doy cuenta de que no lo consigo) llenar los huecos y cerrar cicatrices de todo aquello que me amputó la vida, sino que quiero reflejar todo eso en un cambio físico, en nuevas actividades, intentando alcanzar mi máximo potencial de una vez por todas.
Ahora que llega el verano (después de un curso del que hablaré en otra entrada) me doy cuenta que mi vida en breve, nada tendrá que ver con la que era cuando comenzó el año. Todo ha cambiado, todo sigue cambiando y el remolino que me rodea me ha entrado por los ojos, los oídos, los poros de la piel y me está revoloteando todo por dentro.

Cambios, zona de confort que ya no me representa, nuevas expectativas y la fortaleza de pensar que cuando todo se hace añicos ante tus ojos, cuando nada puede ir a peor, sólo cabe tirar hacia arriba de nuevo.

"Porque las Piraustas bailan en el fuego, y se queman, pero ni siquiera el fuego es capaz de acabar con ellas".

jueves, 12 de mayo de 2016

Riqueza

Dicen que no es más rico quien más tiene, sino quien menos necesita.
Yo, ahora mismo, sólo te necesito a ti.
¿En qué me convierte eso? 

martes, 10 de mayo de 2016

Me he vuelto a equivocar

Me he vuelto a equivocar:
aquí tampoco encontraré consuelo.
Intento demorar la sensación de derrota
que quiere hacerse fuerte en mi interior,
y lo pospongo, intentando ganarle tiempo
a esa batalla, por si mientras le encuentro solución.
¿Será que ya no veo tu cara,
será que tus ojos ahora son una silueta gris rodeada del vacío
que me asalta cuando duermo,
que me hace recordarte cuando no puedo luchar contra ello?

Me he vuelto a equivocar:
aquí tampoco encontraré consuelo
y dudo que lo encuentre
en ningún otro lugar que sea el fuego.
Porque de todo eso va la vida ¿no?
De mantenerte cerca del antídoto,
deseando no necesitar usarlo nunca,
pero teniéndolo cerca, sólo por si...

Y aquí tampoco encuentro consuelo.
Porque ya no soy capaz de volcar
el vergel de emociones que me embargaba,
toda la rabia y la tristeza que esperaba,
pero que se han marchado dejando sólo vacío.
Y qué irónico pensar que el vacío lo llena todo,
qué irónico creer que lo que me llena
no es más que la ausencia de quien no volverá.

Me he vuelto a equivocar,
aunque no tanto como el que miente mirándome a los ojos,
mientras dice "el tiempo lo cura todo"
¿qué sabe el tiempo de amar?
Y me pregunto cuántos palos en el alma
habrán sentido aquellos que dan consejos,
cuántas veces habrán caminado en zapatos calcetines ajenos,
cuántas veces habrán sentido que el mundo
se hacía añicos contra el suelo.

Me he vuelto a equivocar:
aquí tampoco encontraré consuelo.
Aquí tampoco volcaré mi rabia,
aquí tampoco encontraré ese abrazo
que rechazaría, de todos modos.
Ya no estoy segura de que saltar sin paracaídas
fuera lo más sabio.
Maldita ganas de intentarlo
cuando no quedaba nada que intentar,
cuando no quedaba nada por lo que luchar.
Malditas las ganas de pensar que tendría remedio.

Me he vuelto a equivocar.
Aquí tampoco encontraré consuelo.



La última vez

Siempre me pregunté cómo sería la última vez que te mirara a los ojos.
Siempre me lo pregunté, aun sin querer conocer la respuesta.
Y, mientras llegaba ese momento, atesoraba instantes de felicidad
para ir sumando minutos a ese cuaderno invisible que nos cuelga del cuello.
Hoy por hoy sólo siento vacío,
perdí la brújula que me llevaba a mi sonrisa.

domingo, 8 de mayo de 2016

LLueve

Llueve
y los recuerdos parecen chocar
contra los cristales de la ventana.
Y yo me pregunto
cuántas gotas más,
cuántos rayos de sol,
cuánta ventisca,
cuánto bochorno
y cuánta brisa
habrá de pasar por mis ventanas
antes de que dejes de doler.

Brújula


Porque eras mi brújula hacia mi sonrisa.

domingo, 17 de abril de 2016

Películas de Abril

1.- El Becario.
2.- El Corredor del Laberinto: Las pruebas.
3.- La ladrona de libros.
4.- Philomena.
5.- Los Juegos del hambre: Sinsajo I.
6.- Los Juegos del hambre: Sinsajo II.

viernes, 1 de abril de 2016

Películas de enero/febrero/marzo

ENERO:
1.- Somos los Miller (We're the Millers, 2013)
2.- Círculo (Circle, 2015)
3.- Todos los Días de Mi Vida (The Vow, 2012).
4.- La Dama y el Vagabundo (Lady and the Tramp, 1955).
5.- Soldado de Dios (Machine Gun Preacher, 2011).
6.- John Wick: Otro Día Para Matar (2014).
7.- Star Wars, Episodio I.
8.- Star Wars, Episodio II.
9.- El Curioso Caso de Benjamin Button (The Curious Case of Benjamin Button, 2008).

FEBRERO:
1.- Star Wars, episodio III.
2.- Star Wars, episodio VII.

MARZO:
1.- El Mayordomo (Lee Daniels' The Butler, 2013).
2.- Renacido (The Revenant, 2015)
3.- Deadpool (2016).
4.- Movie 43 (2013).
5.- La Rueda (2013).

jueves, 31 de marzo de 2016

miércoles, 23 de marzo de 2016

El corazón

El corazón no está hecho de hueso,
de piedra,
de metal,
sin embargo, si prestas atención,
si paras un segundo,
el segundo exacto
y escuchas,
también puedes escucharlo romperse.

Márchate

Vete tú, que yo no puedo.
Márchate de mi vida, pero no mires atrás,
porque si lo haces, me verás mirándote y,
quizás, sólo quizás -y de esto no estoy del todo segura-
tampoco seas capaz de marcharte.
Y sigamos aquí, estando sin estar,
mirándonos sin vernos,
tocándonos sin sentirnos.
hablando por hablar.

Vete tú, por favor, márchate.
Es lo último que te pido.


¿Y si cambiamos el mundo? - Reflexión





Traducción:

lunes, 21 de marzo de 2016

Una cosa peor...

Hay algo peor que no hablar con esa persona
a quien tanto echas de menos.
Hay algo peor, tan sólo una cosa 
o quizás dos.
Hablar con esa persona
a quien tanto echas de menos
y que sea como hablar
con cualquier otra persona.

Vergüenza Ajena I

A veces el ser humano me da vergüenza ajena. Sólo a veces, pero cuando ocurre, el regusto amargo me dura lo suficiente. No utilizaré la palabra "demasiado" porque es precisamente eso lo que me hace, racionalmente, rechazarlo y no creo que nunca me acostumbre a la actitud de los que me producen esa sensación y ese regusto. Dicho sea de paso, no quiero acostumbrarme.

Por eso, preferiría ser cualquier otra cosa que persona, para poder hablar en tercera persona sin sentirme por ello aludida. Por desgracia o por suerte, soy lo que soy, cada cual es lo que cree conveniente y luego está ese grupo de personas que a mí me da vergüenza ajena.

Entre estos últimos se encuentra el famosísimo en redes sociales Álvaro Reyes. Y este se lleva una gran porción de mi vergüenza ajena (espero que no acabe con los depósitos que contenga, sea cual sea la medición que yo misma pueda tener del mismo). Y, por si no lo conocéis, paso a haceros un pequeño resumen, para que os asqueéis conmigo. Álvaro Reyes se dedica (no sé si como actividad principal o para sacarse un dinerillo) a dar cursos para hombres de (lo que él entiende como) seducción. Éstos cursos no son ni más ni menos que un compendio de consejos machistas que dicen cosas así como “Las mujeres, como cientos de veces he dicho, son emocionales [...] no utilizan la lógica”, "Muchas mujeres no saben ni lo que quieren. Es tu trabajo mostrárselo", "No esperes su permiso, siéntete con derechos para hacer lo que quieres. Pedir permiso es síntoma de inseguridad", entre otras muchas perlas.

Pero yendo aún más lejos, en uno de sus vídeos explica de manera implícita que la manera de acabar con cualquier tipo de relación con una mujer es dándole una paliza. También aconseja a sus alumnos a parar a cualquier chica por la calle e intentar besarla (obviamente, sin su consentimiento) e, incluso si se resisten, insistir y acosar hasta conseguirlo. Y que si una mujer te dice que no (a un beso, a un paseo, a sexo) no significa "no", es que a veces "dicen no para no parecer fáciles" y sólo hay que insistir hasta la saciedad.

Y así es como el mundo se va un poco a la mierda. Porque el problema no es sólo que existan seres (desisto en llamarle persona) que opinen que puedes hacer lo que quieras con una mujer porque sus "No" no significan "no", sino que además tienes derecho porque tienes que enseñarles lo que quieren, porque tienes que imponerte, porque las mujeres buscan un líder al que seguir. El problema, como digo no es sólo ese, el problema es que si sigue haciendo esos cursos es porque hay demanda de un público masculino que confía en que esta es la manera de hacer las cosas (sino, no se gastarían los 300€ que cuesta el curso) y que legará su forma de actuar con las mujeres a su descendencia (ellos para mandar, ellas para obedecer al líder).

Y lo peor de todo es que a pesar de la apología a la violencia de género que hace y la apología al acoso y la violación, esta persona aún no haya sido penada por la ley, aún incurriendo con sus palabras y acciones en la ilegalidad.

¿Qué más hace falta?

viernes, 18 de marzo de 2016

Finales

Antes de que acabe el fin de semana,
antes de que acabe el invierno,
antes de que acabe marzo,
aún no lo tengo claro,
te escribiré por última vez,
dejaré caer la tapa del libro
al que no le quedan más hojas que pasar.

jueves, 17 de marzo de 2016

Brindemos

Un brindis por esas palabras que en tus labios sabían diferente.
Como "he venido para quedarme".
Como "Por siempre, siempre".
Como "Nunca me voy a rendir".
Como todas esas otras cosas que no diré, porque son tuyas y mías.

Un brindis por todas esas promesas lanzadas al aire
que sonaban genuinas,
y no dudo que lo fueran,
pero se parecían más a pompas de jabón,
tan bellas, tan vulnerables,
que a cualquier contacto de nuestros meñiques,
acababan por desvanecerse en el aire.

Un brindis por todos aquellos momentos que me hicieron plantearme
que eso era lo que yo quería, y de verdad lo quise,
para cada noche/mañana/tarde de mis días
del resto de mis días.
Y me vi envejecer y te vi a mi lado.
Y las arrugas importaban menos.

Un brindis porque antes de que todo se torciera,
me quisiste tal cual, sin cambiar un ápice de mí
y me hiciste sentir la persona más diferente del mundo.
Porque antes de que todo se torciera,
me mirabas con esos ojos que tenían el brillo
que tienen cuando se mira algo por primera vez.
Y tú, que siempre tenías ese brillo,
porque siempre parecía el primer día, en esa plaza,
mientras fuera se congelaba el tiempo y las briznas de hierba.

Un brindis por sacar, a veces lo mejor de mí,
otro brindis por sacar lo peor.
Y eso no es del todo malo, porque me enseñaste
donde estaban mis límites a ambos extremos,
a cercar justo el límite, justo donde, un centímetro más lejos,
habría perdido la cordura.
Y no importa si me refiero al extremo del bien o del mal.

Un brindis por ser el primero y el último,
por tener el primero y el último,
por vivir el primero y el último
de un amor como este.

Un brindis. Por ti, por mí.
Brindemos, hasta olvidarlo todo.


miércoles, 16 de marzo de 2016

Tesoros del tiempo

El comienzo de la primavera, en tres días.
La madrugá, en ocho días.
Nuestros dos días de Feria, en 30 y 31 días.
La Batalla de los Gallos, en 59 días.
Mi último día de curso, en 76 días.
Tu cumpleaños, en 103 días.
Mi cumpleaños, en 125 días.
Tu último día de Academia, en 127 días.

Los días que quedaban entre medio no eran más que tiempo,
pero cuando cualquiera de esos días llegue... 
esos... esos habrían sido los verdaderos tesoros del tiempo.





Será que...

Cada día me escribiré en un papel todo aquello que quiero contarte.
Y te lo contaré en susurros, cada noche, antes de dormir.
Sé que cuando empiece a dejar de querer contarte todo lo bueno (y lo malo) que me ocurre, el día que deje de llevar ese papel conmigo más por necesidad que por querer,
será que te esté olvidando,
será que se está acabando,
será porque ya no importe.

Pero para eso, aún queda mucho.

lunes, 14 de marzo de 2016

Mi número favorito

He contado los días desde que te conozco.
Desde hoy, 808 será mi número favorito.

Buscándote

Entro buscándote.
Buscando una foto, piraustas, por siempre.
Entro buscando algo a lo que aferrarme, sabiendo que no queda nada.
Entro buscando tu foto.
Y ya no está.
Ni tú.
Ni las alas quemadas de una mariposa.
Hace tiempo que ya no, aunque nos empeñásemos en que aún sí.
Y quedarán todos esos poemas huérfanos, a medio escribir,
todas esas servilletas de bar que no garabatearemos.
Y esas risas que ya no comparten el mismo oxígeno
y esas lágrimas que ya no comparten el mismo ritmo de una canción.
Me voy porque tengo que hacerlo,
porque hace tiempo que tenía que haberlo decidido,
porque aunque lo decidí no tuve las agallas de arrancarte de mi pecho.
Me voy porque me marcho, porque ya no puedo, porque ya no queda,
y corro a refugiarme en el silencio que lo rodea todo desde que ya no...
y corro a refugiarme en el abismo que ahora todo lo empequeñece
y corro a refugiarme dentro de mí misma,
que es el único sitio donde aún me siento a salvo.

Entro buscándote
(una palabra, una imagen, un sonido).
Pero ya no estás.

lunes, 7 de marzo de 2016

A mi madre.-

A veces en la vida, en esos pequeños momentos de lucidez del embotamiento de la rutina, en esas pequeñas treguas de monotonía, nos damos cuenta que, a las personas que más importantes nos son, esas que están ahí cada día, es justamente a quien menos tiempo les dedicamos, a quien menos cuidamos. Supongo que la falsa seguridad de que siempre estarán "ahí" nos hace verles como esa planta eterna que ni siquiera necesita regado ni abono. 
Y eso es porque somos imbéciles y nos empeñamos en no dar prioridad a las cosas/personas importantes de la vida, tan seguros que nos sentimos de su naturaleza perenne. Y a veces ocurre que los años pasan y es entonces, demasiado tarde, que queremos en un día deshacer todo el tiempo perdido, retomarlo, aprovecharlo y hacer felices a esas personas.
Es justo por eso que hoy escribo esto: no porque sea tarde, ni porque quiera recuperar el tiempo perdido, pues aún no se agota, sino porque hoy no quiero motivos ni excusas, aunque utilice tu cumpleaños como una.

Hoy, que cumples años, que no tengo nada más entre mis manos vacías que esta felicitación, vengo a decirte todo aquello que siempre guardo, todo lo que en algún momento siempre quiero decir pero que, siendo como soy, siempre callo:
... gracias mamá, porque gracias a ti, soy quien soy.
... gracias, porque me alimentaste, mantuviste limpita y cuidaste de mí cuando yo no podía hacerlo.
... que, aunque a veces tengamos nuestras diferencias, sé que en el fondo sólo quieres lo mejor para mí.
... que, de ti he aprendido sobre bondad, sobre moral, sobre las cosas que no son cosas y que más merecen la pena.
... que ojalá que encuentres la manera de vivir para siempre, porque no me imagino que llegue el día que ya no estés ahí.
... que, lo creas o no, eres la mejor madre del mundo.
... que nuestros días de Rebajas y McDonalds no los cambio por nada, aunque luego me duelan los pies tres días.
... que (y esto te gustará), no aparentas los equistantos que cumples.
... que siempre, siempre, siempre estaré aquí, pase lo que pase.
... y que te quiero aunque nunca te lo diga, porque las cosas importantes me cuesta expresarlas con palabras. Pero es así.







domingo, 6 de marzo de 2016

Jirones

Intento escribir sin saber, sin sentir si he vuelto. Intento escribir desde la distancia que me provoca mi necesidad de protegerme. Parece que las palabras, incluso ajenas, en el exterior duelen más. Parece que si salen de tu boca, de tus dedos, de tus ojos, duelen más. Parece que en el interior están a salvo y son menos reales, más controlables, más maleables. 
Pero dentro te destrozan, te carcomen, te van devorando con mil dientes y arañándote con patas de mil garras, hasta hacerte el alma jirones. Y al final no sabes si prefieres que las verdades que no quieres enfrentar te devoren por dentro o te deshagan por fuera. 

lunes, 22 de febrero de 2016

Caminando sola

No recuerdo cuándo, siendo aún pequeñita, aprendí a andar. Y desde entonces, lo he seguido haciendo durante todos estos años que acumulo en mi historial. Hubo una época en la que, repentinamente, añadí un compañero a mis pasos y aprendí a andar con él y ahora, sin apoyo de sus brazos, todo me resulta inestable y falto de equilibrio.
Porque vuelvo a caminar sola. Y no sé si me da miedo hacerlo o si el miedo lo siento ante la posibilidad de no ser capaz. Pero imagino que podré. Debo poder ser capaz, aunque sea una vez más.
Así que me pongo en pie, una vez y otra y otra. Y otra. Y no sé si esta será la última, porque aunque sea la última vez que mis pasos duden, reconozco que reconforta encontrarte junto a mí en esas caídas (y no porque caigas conmigo, sino porque tú caigas también). A fin de cuentas, no me resulta tan extraño, pues este trozo de suelo ya lo conocemos de memoria con tan sólo tantearlo con los dedos de los pies. Conocemos sus grietas, sus protuberancias, su a ratos árido y a ratos suave tacto.
Es este suelo, nuestro suelo, el que está lleno de algunas baldosas de colores y otras en escala de grises, que desmontábamos para ir montando tan sólo un par de pasos por delante, para ir marcando hacia dónde ir, fijando el ritmo, marcando la elección que formó parte de estos casi 1000 días.

Y, si me gustara y fuera propicio, quizás esta noche me perdería entre las lucecitas de la gran ciudad y me aplicaría amnesia forzada temporal, estrechando manos ajenas y riendo en boca de otros. Pero no puedo, no sé, no quiero, me niego.
¿Y ahora cómo te olvido? ¿Ahora qué hago con los recuerdos que arañan, como si estuvieran mal cortados, el alma de a poquito a poco?
Sólo quiero quitarme los zapatos, levantarme y seguir caminando.

Pero no quiero crecer.
Ya no quiero crecer más.
Y me pregunto en qué estaría pensando cuando era todo lo que quería.
Imbécil.

"Fíjate que mi luto no fue vestirme de negro, sino quedarme sin risa" - M. Benedetti

domingo, 7 de febrero de 2016

Comienzo a olvidarlo

Hace tanto que no escribo que comienzo a olvidar cómo hacerlo. Comienzo a olvidar esa parte de mí que se regenera cada vez que siento satisfacción en el encadenamiento de palabras que bien podría no significar nada para nadie más, pero a mí me hace sentir bien, me hace sentir viva, me hace sentir un poquito más grande.
Comienzo a olvidar la necesidad urgente de vomitar con tinta o bites todo aquello que intenta destruirme, que alguna vez lo intentó, y comienzo a dejar que todo, poquito a poco se vaya tiñendo de gris, con sus matices, con sus oscuridades y sus rayitos de luz, por épocas, escasos.
Comienzo a olvidar...

(Inacabado)

viernes, 1 de enero de 2016

Propósitos de Año Nuevo - 2016

1.- Ser feliz.
2.- Comenzar a hacer deporte. Completar el programa "Coach Potato".
3.- Apuntarme y completar una carrera.
4.- Perder algunos kilillos. Aprender a comer bien.
5.- Acabar el curso con buenas notas.
6.- Encontrar trabajo.
7.- Hacer, cada semana, algo nuevo. Algo que no haya hecho nunca.
8.- Arreglarme el tatuaje.
9.- Retomar mi estudio del árabe.
10.- Prepararme y presentarme al examen de Cambridge (C1).
11.- Arreglar el coche (mi bichito verde) o comprar un coche de segunda mano.